Beatriz, La madre de Olivia y Anna emite un comunicado el mismo día de su 35 cumpleaños, cuando se cumplen 17 noches sin saber nada de sus hijas. El portavoz de la familia ha leído el comunicado en redes sociales aunque antes dio algunos detalles sobre la investigación de la desaparición, ahora centrada en el mar, según dijo, porque  » se pretende descartar totalmente esa hipótesis».

Asimismo, aseguró que «la Guardia Civil está informando a Beatriz de todo cuanto acontece, existen muchas líneas de investigación y es prudente que no las sepamos. Es posible que sólo conozcamos un 10-15% de las opciones que se están barajando».

El portavoz de la familia explicó en redes sociales que hoy es un día muy duro para Beatriz porque celebra su 35 cumpleaños sin sus dos seres más queridos. En su alocución hizo referencia  al agotamiento de una madre que está sometida a una gran presión a la que se suman, desgraciadamente, bulos e informaciones erróneas «que hacen daño a la familia».

«Hoy es mi cumpleaños», dice Beatriz,» y como regalo pido que me ayuden a difundir fotos y video de las niñas para que alguien pronto las reconozca».

«No se pueden imaginar lo que siento cada día que pasa, la incertidumbre de no saber cómo están, de saber si están bien, la rabia de que ellas tengan que sufrir esta locura cuando son dos angelitos, como todos los niños del mundo», señala la madre.

«Todos estos sentimientos mezclados hacen que cada día sea más difícil, pero están ustedes, el mundo, no permitamos que estas cosas puedan suceder, ando con miedo con qué decir o qué escribir por las repercusiones que pueda tener en el padre, pero qué hago…«, explica emocionada. Luego, continúa escribiendo: «Pido que me ayuden a encontrarlas, yo nunca voy a parar porque mi vida no tendría sentido sin ellas, es algo que no se puede superar».

Beatriz continúa señalando que «Una enfermedad terminal o un accidente debe ser terrible, insuperable en muchos casos, pero una desaparición con la incertidumbre de saber cómo están, de saber qué piensan, de saber que están queriendo llamarme, de robar el derecho de protección de una madre… está en nuestras manos que esto tenga un final feliz», dice Beatriz.

Por último, la madre manda un mensaje a sus dos hijas y les hace una promesa: «Olivia y Anna, las adoro mis niñas preciosas, y voy a estar fuerte porque me necesitan fuerte».