El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, ha mostrado este miércoles su deseo de que el Gobierno central matice y modifique el uso obligatorio de la mascarilla en espacios abiertos, como playas y piscinas, porque “no parece lógico”.

En declaraciones a los medios de comunicación, ha apelado al “sentido común” ya que en su opinión, no tiene sentido usar la mascarilla si hay una distancia de seguridad de más de un metro y medio al aire libre entre personas no convivientes.

“Para eso, casi mejor prohibir ir a la playa”, ha ironizado, subrayando que el Ayuntamiento está a favor de las medidas de control de la pandemia y las aplicará si las dicta el Gobierno, pero pide que siempre se tomen “con una cierta lógica y sentido común”.