Canarias registró el pasado año 1.367 casos de sospecha de maltrato infantil , de los que 625 fueron detectados por los servicios sociales, 380 casos a través de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad y 284 a través del ámbito sanitario, según datos del Registro Unificado de Maltrato Infantil del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030. Hoy se celebró una jornada técnica sobre maltrato infantil en la que participó la consejera de Derechos Sociales del Gobierno canario, Noemí Santana.

La representante del Ejecutivo autonómico calificó estos datos de “preocupantes” y aseguró que se debe “actuar de forma contundente” para combatirlo. En este sentido, destacó la importancia de contar con el apoyo técnico de los equipos de profesionales que trabajan en la atención de menores y de jóvenes.

En esta jornada técnica sobre maltrato infantil con perspectiva de género se reunieron 270 especialistas en el área de Infancia de distintas administraciones, por medios telemáticos, según informó el Gobierno canario en una nota de prensa.

“El maltrato infantil es una lacra social que nos preocupa mucho y debemos destinar todos los esfuerzos precisos para erradicarlo de una sociedad que se considera protectora de sus miembros más débiles, como son nuestra infancia y adolescencia”, dijo.

Por ello, añadió, se ha organizado esta jornada técnica en la que se han presentado diversos trabajos técnicos realizados por la Dirección General de Protección a la Infancia y la Familia en colaboración con el Instituto Canario de Igualdad y otras entidades colaboradoras, financiadas en el marco del Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

Por su parte, la directora general de Protección a la Infancia y la Familia, Iratxe Serrano, resaltó el “carácter innovador” de los trabajos y ponencias técnicas presentadas en el marco de esta jornada.

En cuanto a los temas abordados van desde el análisis de la adaptación y mejora de los servicios municipales de atención a la infancia, adolescencia y familia de Canarias; pasando por la concreción de un Plan de formación especializada para profesionales de entidades públicas y privadas de los servicios sociales que atienden a la infancia, la adolescencia y la familia en materia de violencia, con especial referencia a la violencia de género; al diseño de un sistema de indicadores de bienestar para la infancia y la adolescencia referido a la violencia de género en Canarias, entre otros.