El Gobierno de Canarias ha procedido este miércoles al traslado a la Península de los primeros diez menores migrantes no acompañados tutelados por las islas, en concreto a Castilla y León –cinco en León y otros cinco en Palencia–, comunidad que prevé acoger a 25 jóvenes.

El archipiélago acoge en estos momentos a 2.634 menores que han llegado a las costas canarias a través de cayucos y pateras, para cuya atención se han abierto un total de 29 recursos alojativos.

De hecho, ante la continua llegada de menores que el Gobierno canario ha ido abordando en solitario, desde el Ejecutivo autónomo se ha solicitado con urgencia, tanto al Estado como a la Unión Europea, la necesidad de contar con los recursos necesarios que permitan sufragar los costes económicos para poder abordar esta crisis social, más teniendo en cuenta que el Archipiélago canario constituye la frontera sur de Europa.

A este respecto, Canarias, a través de la Dirección general de Protección a la Infancia y la Familia, ya ha concretado acuerdos para la derivación de menores con Navarra (10 plazas), Cantabria (20 plazas), Valencia (18 plazas), Cataluña (43 plazas), Castilla y León (25 plazas), Extremadura (25 plazas), Asturias (16 plazas) y Galicia (20 plazas), en total, 177 plazas, faltando todavía por concretar con Aragón, Castilla-La Mancha y País Vasco.