El Obispado de Tenerife ha anunciado este viernes que la ‘Bajada de la Virgen de Las Nieves’ de La Palma, que se iba a celebrar de forma extraordinaria este verano tras la suspensión del año pasado por la pandemia, se cancela de forma definitiva y se pospone hasta 2025.

En un comunicado, el obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, señala que aunque hay “señales” que permiten “vislumbrar un mejor mañana” a raíz de la difusión de la vacuna y el “esfuerzo colectivo” pero sostiene que llevar adelante la preparación de la Bajada “requiere un tiempo y un contexto que, en las actuales circunstancias, no está garantizado, debido a que todavía perduran algunas incertidumbres sobre la situación sanitaria en el futuro inmediato”.

Así, tras escuchar el “amplio sentir” de los sacerdotes de la isla, el alcalde de Santa Cruz de La Palma, Juan José Cabrera y el presidente del Cabildo, Mariano Hernández, han decido suspender la Bajada y celebrar el ciclo lustral en 2025.

“A la Regidora Mayor de la isla encomiendo a todos los habitantes de La Palma y a los devotos de Nuestra Señora de las Nieves, en cualquier lugar en el que se encuentren. De manera especial, pido al Señor Jesús por el descanso eterno de los fallecidos en esta pandemia, por la pronta recuperación de los enfermos y por los que cuidan de ellos. Que Dios dé fortaleza a cuantos cada día, desde sus respectivas responsabilidades, se esfuerzan para que esta crisis sanitaria y socio-económica sea superada y conceda sabiduría a los que en situaciones tan complejas han de tomar decisiones para el bien común”, recoge la misiva del obispo.