El 10,9% de la población ocupada de Canarias estaba afectada en abril por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs), lo que significa que ésta es la Comunidad Autónoma que más ha utilizado esta figura, surgida como consecuencia de la pandemia de la Covid-19. Las Islas presentan, además, un porcentaje que está muy por encima de la media española (3,3%), según un informe de la empresa de recursos humanos Randstad.

La grave situación del turismo, el sector más afectado por la crisis derivada de esta enfermedad, han conducido a los archipiélagos españoles a convertirse en las comunidades con más ERTEs, pero la situación es peor en Canarias porque el porcentaje en Baleares es del 6,8% de la población activa.

Con porcentajes más moderados, pero por encima de la tasa nacional (3,3%) se sitúan Cataluña (4%), la Región de Murcia (3,9%), Melilla (3,6%) y Asturias (3,5%).

Ya por debajo de la media del país se encuentra la Comunidad Valenciana (3,1%), la Comunidad de Madrid (3%), Ceuta (2,9%), Cantabria (2,8%), Andalucía, Castilla y León, Galicia y País Vasco (todas ellas con un 2,7%).

El informe de Randstad Research también destaca que, tras registrar el máximo en abril del año pasado, con cerca de 3,4 millones de trabajadores españoles en ERTE, este indicador se ha moderado hasta estabilizarse por encima de los 600.000 profesionales en los últimos ocho meses.

El director de Randstad Research, Valentín Bote, ha señalado que, aunque los indicadores sanitarios de la Covid permitan sentir «cierto optimismo» con respecto a la recuperación económica, se sigue comprobando que el ERTE es un mecanismo al que continúan recurriendo las empresas y que resulta de «vital importancia para su supervivencia y para el bienestar de los trabajadores».

El estudio ‘Mercado de trabajo en 50 titulares’ del Randstad Research, señala otros datos positivos en lo que respecta al mercado laboral, como que el 62,6% del empleo perdido entre marzo y abril de 2020 ya se ha recuperado.

Asimismo señala que, tras más de un año de crisis, la afiliación a la Seguridad Social ha recuperado tasas interanuales de crecimiento positivas, un 3,2% más en abril, hasta rozar los 19 millones de afiliados, aunque se tienen en cuenta también las personas que se encuentran en situación de ERTE.

En cuanto al paro, aumentó en 341.000 personas en el último año, aunque durante el primer trimestre descendió en 66.000, lo que sitúa la cifra de parados en 3,65 millones y la tasa de paro en el 16%. El porcentaje en Canarias es mucho más alto ya que, sin contar los trabajadores en ERTE, alcanza el 25,4%.

El porcentaje es especialmente grave entre la población joven, menores de 25 años, porque la tasa de desempleo escala hasta el 61,4%, según los datos de la EPA.

A nivel sectorial, la hostelería y el comercio al por menor concentran las mayores pérdidas interanuales de empleo, mientras que las actividades sanitarias y la educación son los sectores donde más creció la ocupación.

El Gobierno de España aprobará este jueves en un Consejo de Ministros extraordinario que se celebrará a partir de las 16.30 horas la prórroga de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta el 30 de septiembre, tras haber alcanzado en la tarde de ayer un acuerdo ‘in extremis’ con los agentes sociales.

La nueva prórroga de los ERTE mantiene básicamente el mismo esquema de protección a empresas y trabajadores vigente hasta el 31 de mayo, aunque con cambios en los porcentajes de bonificaciones de cuotas a la Seguridad Social. Ahora, estas exoneraciones irán desde el 60% al 100%, concentrándose las más altas en la reincorporación de trabajadores a la actividad.

El esquema de los ERTE que estará en vigor hasta el 30 de septiembre mantendrá las tres modalidades de ERTE actuales: los destinados a los sectores ‘ultraprotegidos’ y a las empresas vinculadas a su cadena de valor; los ERTE de impedimento de la actividad, y los ERTE de limitación, los dos últimos adoptados como medida de freno a los contagios de la Covid (reducción de aforos o prohibición de apertura, por ejemplo).