Durante el pasado febrero, 14 personas perdieron la vida por ahogamiento en los espacios acuáticos en España, lo que supone el peor registro de la serie desde 2017, según el Informe Nacional de Ahogamientos (INA), que elabora la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, y que fija en cuatro las muertes en Canarias.

Pese a ello, el INA pone de manifiesto que son seis muertes menos en los primeros meses de este año respecto a 2020, ya que entre el 1 de enero y el 28 de febrero de 2021 han fallecido ahogadas veinticuatro personas, frente a las 31 que se registraron en el mismo período del año pasado, en el que hubo un día más al ser bisiesto.

Durante febrero de este año, hubo ahogamientos no intencionales en seis territorios autonómicos. Cinco casos se produjeron en Andalucía, cuatro en Canarias, dos en Galicia y uno en Castilla y León, Comunidad Valenciana y Melilla.

En lo que va de año, Andalucía, con ocho muertes, lo que supone el 33,3 por ciento de las veinticuatro acumuladas, y Canarias, con seis y el 25 por ciento, acumulan casi seis de cada diez fallecimientos y por segundo mes consecutivo, este 2021, la comunidad andaluza está por encima de la canaria en número de ahogamientos mortales, en contra de la tendencia de los últimos años en la que las islas están a la cabeza de esta estadística hasta junio.

En enero fue Extremadura, con cuatro fallecimientos, los mismos que mantiene en febrero, la que encabezó el listado territorial, en el que le siguen en el cómputo del año, hasta el 28 de febrero, Castilla y León y Galicia, que suman dos ahogamientos en cada caso, mientras que Comunidad Valenciana y Melilla aparecen con el registrado el mes pasado.

En febrero, doce de las catorce víctimas fueron hombres, lo que mantiene prácticamente invariado el porcentaje con el acumulado del año (80% el mes frente al 79% el bimestre).

En cambio, las muertes en playa han subido 51 puntos en febrero respecto al mes anterior y sitúan el porcentaje de fallecimientos en el segundo mes del año en este espacio acuático en el 71 por ciento de los casos, diez de los catorce, modificación sustancial que también se da en la nacionalidad de las víctimas, ya que en enero fueron mayoritariamente españolas, el 80 por ciento (ocho de los diez casos), mientras que en febrero han bajado a cuatro de los catorce, un 28,9 por ciento.

Lo que no se modifica, según los datos del INA de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, es la ausencia de servicio de socorrismo en la práctica totalidad de los lugares donde se produjeron los sucesos, que carecían de él en todos los casos menos en uno. No obstante, señalan que en enero hubi ausencia en todos los lugares.

En febrero bajó el tramo de edad de las personas fallecidas, al situarse el 35,7 por ciento de los casos en el de 18 a 34 años, frente al 60 por ciento de los sucesos en el de 45 a 64 en enero, y las horas de los accidentes se repartieron entre las 8.00 y las 18.00 horas, destacando el segmento de las 10.00 a 12.00, en el que ocurrieron el 35,7 por ciento de las muertes.