Los diputados nacionalistas Pablo Rodríguez y Rosa Dávila, comparecieron esta mañana ante los medios informativos para exponer su preocupación por el contenido del Decreto Ley, que el Gobierno aprobará este jueves, que será el que presente las directrices para la concesión de las ayudas directas del Estado a Pymes y autónomos. Los parlamentarios expusieron una serie de medidas que el portavoz del grupo parlamentario trasladará al presidente del Ejecutivo, Ángel Víctor Torres.

En primer lugar recomendaron al Gobierno de Canarias que «retire a la Consejería de Economía, Empleo y Conocimiento de la gestión de la entrega de los 1.1.44 millones de euros que le corresponden a Canarias de esas ayudas estatales, “visto el fracaso evidente en la convocatoria y resolución de los 84 millones de euros, anunciados a bombo y platillo en el mes de enero, y que cuatro meses después solo ha llegado al 20% de los solicitantes por un montante de 15 millones».

El Grupo Nacionalista Canario asegura tener  «dudas más que razonables» sobre la capacidad del Gobierno de Canarias para organizar un sistema de tramitación «eficaz y eficiente» que permita que estos fondos cumplan los objetivos para los que fueron concebidos, garantizando la solvencia de nuestras empresas y el mantenimiento del empleo y del tejido productivo”, dijeron.

A juicio de los parlamentarios de Coalición Canaria, es necesario «redoblar los esfuerzos por simplificar la tramitación, la gestión y justificación de estas ayudas, especialmente en lo referente a los pequeños empresarios autónomos; y que el Decreto-Ley haga un mayor uso y aproveche el potencial que realmente tiene la Declaración responsable en el trámite administrativo».

Ante la importancia que tiene desarrollar una buena gestión para estos recursos de cara al mantenimiento del empleo y del tejido productivo de Canarias, Pablo Rodríguez se sorprendió de que “el Gobierno no haya convocado a los firmantes del Pacto para la Reactivación de Canarias«. A juicio del diputado grancanario lo ideal sería localizar entre todas las fuerzas políticas «los mejores mecanismos que permitan hacer llegar a las empresas y autónomos las fondos que tanto necesitan para mantener el empleo y recuperar parte de las inversiones perdidas”, señaló.

Ante la pasividad del ejecutivo, Rosa Dávila destacó “la labor siempre proactiva del Grupo Nacionalista Canario que, una vez más, plantea alternativas viables para hacer más efectiva y eficiente la acción del Gobierno”.

Propuestas nacionalistas

Entre las medidas presentadas hoy por el Grupo Parlamentario Nacionalistas Canarios se encuentran: La necesidad de modificar en el decreto quiénes pueden ser beneficiarios de las ayudas; aumentar las cuantías y objetos de la subvención y la simplificación de la tramitación, la gestión y la justificación de las subvenciones.

En primer lugar se plantea la necesidad de establecer el porcentaje de pérdidas del pasado ejercicio, 2020,  en un 20%, en lugar de un 30%; que no se excluya a las empresas por el hecho de haber tenido pérdidas en 2019, porque eso no significa necesariamente que la empresa no fuera viable; así como que no se les excluya por no estar al corriente de los pagos a la seguridad social e impuestos, permitiendo la recepción y que se ofrezca un plazo de 30 días para saldar la deuda.

En el apartado de cuantías, se propone ampliar los gastos subvencionables, especialmente para aquellos que han respondido con su patrimonio personal a las dificultades de sus empresas; ampliar las cantidades para autónomos y profesionales que apenas llegan a 3.000 euros y las correspondientes a las empresas de más de 50 trabajadores, que se ha limitado a 3 millones de euros, cuando se puede llevar a los 10 millones.

Por último, Dávila evidenció que “en la era de la digitalización no se puede estar reclamando la custodia de facturas estampilladas y se debe apostar por la simplificación administrativa, utilizar el silencio administrativo positivo, y ser proporcionales a la hora de solicitar documentación a las empresas, no se puede exigir lo mismo a quiénes tienen menos de 10 trabajadores que a las grandes empresas”.