El Gobierno de Canarias notifica hoy 214 nuevos casos de coronavirus COVID-19. El total de casos acumulados en Canarias es de 49.987 con 4.403 activos, de los cuales 82 están ingresados en UCI y 310 permanecen hospitalizados.

Con los datos notificados en las últimas horas la cifra de personas muertas desde el inicio de la pandemia en Canarias superan las 700. En esta jornada se suman cinco fallecimientos: dos personas de 86 y 88 años en Gran Canaria, dos personas de 52 y 67 años en Fuerteventura y una de 83 años en Tenerife. Todos los fallecidos padecían patologías previas.

La Incidencia Acumulada a los 7 días en Canarias se sitúa en 70,59 casos por cada 100.000 habitantes y a los 14 días en los 131,67 casos por 100.000 habitantes.

Por islas, Tenerife suma hoy 113 casos con un total de 21.226 casos acumulados y 2.361 casos activos epidemiológicamente; Gran Canaria suma 67 casos y cuenta con 20.764 acumulados y 1.715 activos. Lanzarote suma 12 nuevos casos con 4.787 acumulados y 119 activos epidemiológicamente; Fuerteventura tiene 2.175 casos acumulados con 12 casos más que la jornada anterior y 180 activos. La Palma no suma nuevos casos, manteniéndose en los 493 acumulados y 11 activos; El Hierro registra nueve nuevos casos, por lo que sus acumulados son 314 y cuenta con 14 activos. Por último, La Gomera suma un nuevo caso, por lo que sus acumulados son 227 y dos activos.

Niveles de alerta

Por otra parte, el portavoz del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, compareció este jueves para informar acerca de los acuerdos adoptados en el Consejo de Gobierno y destacó los “preocupantes” datos que siguen presentando las islas de Tenerife y Gran Canaria, motivo en el que se ampara el Ejecutivo autonómico para mantener a estas islas en nivel de alerta 3. Sin embargo, Fuerteventura pasa del semáforo rojo al ámbar y se sitúa en el nivel 2, tras la mejoría en la situación epidemiológica.

El consejero autonómico también informó sobre los trabajos de revisión que están realizando para actualizar las restricciones en base a los datos obtenidos en las últimas semanas. También se prepara un documento en el que se definan las normas a adoptar en el caso de que finalice el estado de alarma el próximo día 9 de mayo.