Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de Vecindario, en el municipio de Santa Lucía de Tirajana (Gran Canaria), detuvieron a un hombre, de 44 años, por la presunta autoría de un delito de quebrantamiento de condena y maltrato animal tras localizar los agentes 10 aves de corral y dos perros en mal estado en una finca de su propiedad a pesar de tener una prohibición judicial para la tenencia de animales.

La detención se produjo como consecuencia de una operación conjunta cuando una patrulla del Seprona de Vecindario, en coordinación con los inspectores de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y el Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, se trasladaron a una finca ubicada en cercados de Araña del término municipal de San Bartolomé de Tirajana, para efectuar una inspección conjunta.

Una vez en el lugar, localizaron en diferentes localizaciones de la finca un total de 10 aves de corral, sin alimento ni agua, así como dos perros –un adulto y un cachorro– atados con cadena muy corta, sin alimento ni agua, careciendo de un techo o cobijo donde poder resguardarse de las inclemencias meteorológicas, según informó la Guardia Civil en una nota de prensa.

El propietario de la finca tiene en vigor una medida cautelar dictada por un Juzgado de Instrucción de San Bartolomé de Tirajana para la prohibición de tenencia de animales hasta que finalice un procedimiento en vigor por un delito continuado de maltrato de animales.

Esta medida cautelar fue motivada por la detención, en diciembre de 2020, por hechos similares al poseer en malas condiciones una gran cantidad de animales (más de 200), entre ellos, perros de diferentes razas y edades, más de un centenar de cabezas de ganado caprino y ovino, una gran cantidad de aves de corral, porcino y equino.

Por todo ello, y existiendo esta medida, los agentes del Seprona procedieron a incautar nuevamente los animales encontrados en esta última inspección (10 aves y dos perros), solicitando así la colaboración de dos protectoras (ADA Gran Canaria y de Asociación SOS Vida Animal) con las que se pudieron reubicar todos los animales, quedando en guarda y custodia hasta resolución judicial, mientras que el detenido y los efectos han quedado a disposición del Juzgado de Instrucción correspondiente de San Bartolomé de Tirajana.