Diez jóvenes, algunos de ellos menores, fueron desalojados el pasado fin de semana por la Policía Nacional de la habitación de un hotel en Puerto de la Cruz  en la que  celebraban una fiesta ilegal sin cumplir con la normativa covid-19.

Las fuerzas de seguridad acudieron al establecimiento al ser requeridos por la recepción del hotel, porque se estaba produciendo una grave alteración del orden en una habitación.

Según indicaron, la habitación fue reservada por cuatro jóvenes y posteriormente invitaron a otros a sumarse a la fiesta. Los participantes produjeron varios daños en el mobiliario de la habitación y en la planta del hotel.

La Policía identificó a diez personas, varias menores de edad, que fueron propuestas para sanción por no respetar las medidas higiénico-sanitarias en vigor, procediendo a continuación a desalojar la habitación y el recinto hotelero. Los menores, una vez trasladados a Comisaría, fueron entregados a sus padres.

Los agentes volvieron a este mismo establecimiento porque en la parte trasera del mismo había una persona en el suelo que se encontraba consciente aunque tenía dificultad para moverse. Al identificarlo comprobaron que se trataba de un menor fugado de un centro de internamiento que había intentado huir de la actuación policial arrojándose por la ventana. Fue trasladado a un centro sanitario, donde posteriormente fue dado de alta al no apreciar lesiones graves.

Cabe destacar que, a pesar de que fue la propia recepción del hotel quien solicitó la intervención policial, el responsable del establecimiento también fue propuesto para sanción por incumplimiento de la normativa vigente. Asimismo, de los daños producidos contra el patrimonio se dio cuenta a la autoridad judicial.