El alcalde de Adeje y su Puertito de Armeñime: 35 años en el poder y familia a dedo en el ayuntamiento

Se llama José Miguel Rodríguez Fraga, es el actual presidente del Partido Socialista en Canarias y alcalde desde hace 35 años en Adeje. Este municipio, localizado en el sur de Tenerife, es conocido por su turismo, playas y alojamientos hoteleros muy relacionados con el ayuntamiento. Es la localidad donde hay más oferta hotelera de Tenerife ya que la alcaldía siempre ha apostado por el ladrillo dejando de lado el medioambiente.

Pero recientemente el ayuntamiento se ha encontrado con la población canaria en su contra, movilizándose contra una nueva construcción que roza la ilegalidad en la costa de Adeje, del Puertito de Armeñime. Para la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza, este espacio es «el último núcleo costero tradicional del suroeste de Tenerife» y ahora está amenazado por una construcción de lujo que pretende privatizar una parcela de 10.000 metros cuadrados de playa dañando el ecosistema marino de la costa, según denuncian todos colectivos ambientalistas de las islas.

Tapado siempre por los medios de comunicación, este alcalde ha tenido más líos que por razones que todos entenderán, no han salido mucho a luz. En 2017, algunos medios denunciaron la designación a dedo de su hermana, Carmen Nieves Rodríguez Fraga, como asesora de Alcaldía del municipio. Por si fuera poco, su sobrino Daniel Melo Rodríguez es uno de los concejales del equipo de gobierno y gestiona el área de Innovación, Atención al Ciudadano y Transparencia del Ayuntamiento del que Fraga es alcalde.

Fuera de la política, Rodríguez Fraga también tiene una vida en sector privado muy intensa relacionada con las empresas bancarias y hoteleras. Entre 2009 y 2010, se convirtió en el vicepresidente de la Caja General de Ahorros de Canarias, conocida popularmente como CajaCanarias. En esta entidad ejerció como vicepresidente del Patronato de la Fundación Canaria para la Formación y Desarrollo Empresarial (Fyde-CajaCanarias).

En marzo de 2010, Rodríguez Fraga pasó a ser representante de CajaCanarias en el Consejo de Administración de Banca Cívica.

Volviendo a la polémica del Puertito de Armeñime, esta aberración urbanística llamada Cuna del Alma, es un mega plan urbanístico que pretende ocupar 437.000 metros cuadrados de suelo con 420 residencias, un hotel, piscinas, restaurante y otras edificaciones que se levantarán muy cerca del Espacio Natural Protegido de la Caleta de Adeje, declarado de Interés Científico por su relevancia paisajística y la flora y la fauna que allí habitan.

Detrás del proyecto hay dos familias amigas inversoras de Bélgica, Vandermarliere y Van Biervliet. Ambas tienen “una fuerte cartera de proyectos inmobiliarios, tanto en Bélgica como a nivel internacional”.

Actualmente en el Puertito de Armeñime hay menos de una veintena de casas de lugareños que respetan la costa, pero su playa es muy popular entre la población tinerfeña, no solo por la presencia de tortugas, sino porque se encuentra en una bahía arenosa, al abrigo de salientes de lava amarilla que hacen que el mar y los vientos estén la mayor parte del año calmados. Aguas cristalinas y ningún complejo hotelero a la vista hacen del lugar una rara avis en el sur de Tenerife.

Por estos motivos los ecologistas, parte de la ciudadanía y políticos. Los colectivos Salvar La Tejita, ATAN, la Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello y el Foro Contra la Incineración, han convocado manifestaciones y su total rechazo a esta cosa, que solo busca enriquecer a políticos y empresarios a costa de los espacios protegidos de nuestras islas.

Te puede interesar