El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, reiteró a la directora general de Inclusión y Atención Humanitaria del Ministerio de Migraciones, María Teresa Pacheco, la necesidad de que exista un mayor equilibrio interterritorial para acoger a las personas migrantes que llegan a Canarias, no solo entre otras comunidades autónomas españolas y regiones de la Unión Europea, sino también entre el resto de municipios del Archipiélago.

En el encuentro, celebrado en la Casa de los Capitanes, también participaron los representantes de las organizaciones no gubernamentales OIM y ACCEM, que gestionan los centros de acogida temporal de Las Canteras y Las Raíces, respectivamente, y que han informado sobre la realidad de estos recursos y las situaciones que se vienen produciendo desde su apertura.

El alcalde expresó que “la solidaridad de La Laguna ha quedado más que demostrada, tanto por el conjunto de la ciudadanía como por parte de esta Corporación, pero nuestro municipio no puede soportar el 70% de la carga migratoria del Archipiélago, como ocurre en la actualidad, cuando acogemos a más de 2.500 migrantes”.

Luis Yeray Gutiérrez insistió a María Teresa Pacheco sobre la necesidad perentoria de una mejor y más equilibrada distribución de la acogida a migrantes, en la línea que ha manifestado recientemente en sendas cartas al presidente del Cabildo, la presidenta de la Fecam, y el presidente de la Fecai, instándoles a “activar un proceso solidario y de colaboración entre todas las administraciones locales e insulares del Archipiélago” y apostar “por un reparto equilibrado de la carga migratoria en espacios de acogida de pequeña y mediana capacidad, que permitan albergar a estas personas con plenas garantías humanitarias”.

“El tiempo nos ha dado la razón cuando desde el Ayuntamiento apostábamos, desde un primer momento, por un sistema de centros de acogida de pequeña dimensión y diseminados en diferentes puntos de Canarias, ya que en los dispositivos de grandes dimensiones, en los que se concentran cientos de personas en circunstancias muy complicadas, se hace mucho más difícil la convivencia”, dijo el alcalde.