El Cabildo de Tenerife comienza la noche de este domingo al lunes los trabajos de mejora de 50 kilómetros de firme en la TF-5, la autopista del norte. Según informa la Corporación insular en una nota de prensa, las obras se llevarán a cabo entre Santa Cruz e Icod de los Vinos y se desarrollarán en todo momento en horario nocturno.

El servicio de Carreteras del Cabildo tinerfeño asegura que los trabajos suponen una inversión de 12,2 millones de euros y se espera que se desarrollen, a través de trece municipios, en diez meses.

Para el consejero, dada la degradación que presentaba esta vía de alta capacidad por la que circulan una media de 110.000 vehículos, “la rehabilitación y reasfaltado es una necesidad para poder incrementar la seguridad vial de la TF-5 y contribuir a reducir el número de siniestros que se registran en ella”.

Aquí, añadió que gracias a la reutilización del 50% del pavimento actual supone un menor consumo de recursos naturales y la reducción de residuos generados, convirtiéndola en una obra más sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

La actuación que se va a llevar a cabo incluye, además de la rehabilitación, reasfaltado y repintado de la calzada, otros trabajos como son la rehabilitación de los enlaces, la reposición del balizamiento con la colocación de captafaros, la reposición de las juntas de dilatación de los diferentes pasos elevados, la reordenación y adaptación de las paradas de guagua y la instalación de bandas sonoras, elementos vitales para la seguridad.

El inicio de los trabajos, el próximo domingo, se localizará en el término municipal de La Laguna y obligarán a realizar desvíos con itinerarios alternativos en algunos puntos aunque en ningún caso está previsto el corte de la autopista.

En cualquier caso, la coincidencia del horario de trabajo con el toque de queda decretado por el Gobierno de Canarias con motivo de la pandemia, hacen prever que la afección al tráfico sea mínima y que las obras previstas puedan desarrollarse sin grandes problemas.