La Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan) celebra hoy la aprobación de la ‘enmienda canaria’, para reconocer la singularidad del plátano canario en la reforma de la Ley de cadena alimentaria, señalando que «la mayoría de grupos parlamentarios han salvado hoy al plátano de Canarias».

Asprocan indica que con esta enmienda, defendida desde hace meses por Nueva Canarias, el sector consigue evitar la pérdida «irreparable» de hasta el 90% de su producción total, a la que obliga la actual Ley de la Cadena Alimentaria.

«A partir de ahora el sector seguirá trabajando con todos los grupos parlamentarios de cara a la ratificación en el Senado, para asegurar que esta aprobación se mantendrá hasta el final del proceso legislativo», han resaltado.

La enmienda finalmente aprobada con el respaldo de todos los grupos excepto el PSOE y Unidas Podemos, expresa que, a la hora de determinar el respaldo de coste efectivo de producción en las operaciones comerciales de la cadena alimentaria del plátano IGP (Indicación Geográfica Protegida), se computen las ayudas directas o indirectas que perciba el productor de la explotación.

Las organizaciones productoras computarán el precio medio de todas sus ventas de plátano de canarias IGP a todos sus clientes en cada año natural. En transacciones posteriores, se considerará como coste efectivo de producción el precio pagado por el adquirente al operador inmediatamente anterior por categoría.

Por último, la enmienda de NC refrendada por el Congreso establece que el comprador y la organización de productores que haya realizado la venta tendrán la obligación de fijar en el contrato el precio del producto, pudiendo hacerlo hasta una semana después del proceso de maduración en destino del plátano de Canarias.

Aún resta el debate de esta misma enmienda en el Senado, pero se espera que, tras el refrendo del Congreso, la nueva Ley se publique finalmente con el respaldo de los mismos grupos que la han apoyado en la Cámara baja.