El Consejo Social de la Universidad de La Laguna ha dado el visto bueno esta semana a la creación del Instituto de Matemáticas y Aplicaciones, que fue presentado por el vicerrector de Investigación y Transferencia, Ernesto Pereda. Se trata de una vieja aspiración de la Sección de Matemáticas de la Facultad de Ciencias, promovida por el ahora profesor honorífico Fernando Pérez González y que sería dirigido provisionalmente por el profesor Juan José Salazar para su puesta en marcha.

El vicerrector explicó que estaría compuesto por unos 40 investigadores con un número importante de publicaciones, proyectos y colaboraciones, así como una unida asociada al Instituto de Matemáticas del CSIC en Madrid. Entre otras materias, abordaría investigaciones relacionadas con Big Data, Machine Learning, logística, matemática en computación o criptología. En opinión de Pereda, analizando su composición, propuestas y capacidad de producción y de atracción de recursos materiales y humanos, se trata de una propuesta “que permitirá dar a la Universidad de La Laguna importante salto de calidad y mejoraría su visibilidad en este ámbito de conocimiento”.

Tras su paso por el Consejo de Gobierno e incluso el Claustro, la aprobación interna por parte de la Universidad de La Laguna concluye con esta del Consejo Social. De ahí pasará a la Dirección General de Universidades del Gobierno de Canarias que, a su vez, pedirá sendos informas favorables a la Agencia Canaria de Calidad Universitaria y Evaluación Educativa (ACCUEE) y a la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (ACIISI). Una vez obtenidos, la última etapa de tramitación discurriría en el Consejo del Gobierno de Canarias para su aprobación vía decreto.

El Consejo Social también refrendó la propuesta de precios públicos de los colegios mayores y la residencia de la Universidad de La Laguna para el próximo curso, así como la convocatoria para dichos alojamientos. Como explicó el gerente de la institución académica, Juan Manuel Plasencia, el precio máximo en los colegios mayores es de 612’58€ al mes y 228€ en el caso de la residencia, cuyo coste es menor al carecer de servicio de comedor. A partir de ahí se estableces cuatro tramos diferentes con descuentos, atendiendo a las rentas familiares de cada estudiante, de tal modo que los del tramo inferior pagarán, finalmente, 235,35€ en el caso de los colegios mayores y 117,67€ en el de la residencia.

Algunos consejeros plantearon la necesidad de hacer un cálculo del coste real de los alojamientos universitarios para poder determinar mejor qué carga suponen para la institución. El gerente respondió que ese cálculo será posible con la implantación de la contabilidad analítica y que, en todo caso, se están poniendo en marcha iniciativas para ahorrar costes en este apartado sin perder calidad como, por ejemplo, la creación de una única cocina que dé servicio a dos colegios, o la instalación de placas fotovoltaicas para lograr el suministro de agua caliente con menor coste de factura eléctrica.

La interventora de la Universidad de La Laguna, Corina Martín Arteaga, presentó la memoria de gestión de la institución durante el ejercicio de 2019, y señaló la existencia de una serie de puntos mejorables. El gerente de la institución agradeció la exactitud del informe y recordó que se trata de una “foto fija” de cómo estaba el centro en 2019, por lo que espera que en los informes sobre la actividad de los años siguientes quede reflejado el efecto de los cambios realizados. Señaló al respecto que se ha trabajado para la descentralización de muchos gastos, lo cual mejora la gestión económica; se está racionalizando el uso de contratos menores solo para actividades que no se pueden planificar; y está a punto de ponerse en marcha un Portal del Empleado que además de mejorar el control de las horas extraordinarias y del horario de la jornada, también facilitará la gestión de permisos, licencias y medidas de conciliación familiar.

Durante la reunión de hoy se trataron otros puntos, como la aprobación de tres transferencias de gasto desde un capítulo del presupuesto a otro, que según la legislación deben contar con el refrendo del Consejo Social; y la designación del profesor Antonio Alarcó como representante del órgano colegiado en la nueva junta de la asociación Alumni ULL.

La rectora, Rosa Aguilar, intervino al final de la reunión para informar de que los exámenes finales de este curso se realizarán siguiendo el escenario de presencialidad adaptada, por lo que cada centro, atendiendo a su espacio disponible y número de estudiantes, organizará las pruebas presencialmente u online, según sea lo aconsejable para mantener la seguridad. También explicó que presumiblemente este será el escenario con el que comience el próximo curso, salvo que haya un cambio sustancial en la situación sanitaria.