Los consejeros de Sanidad y de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, Blas Trujillo y José Antonio Valbuena, mantuvieron una reunión para abordar la implantación del proyecto ‘Salud Zer0 emisiones netas 2030’ y hacer el sistema sanitario canario más sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

En el encuentro también participaron el director del Servicio Canario de la Salud (SCS), Conrado Domínguez, y la directora general de Energía, Rosana Melián.

Esta iniciativa tiene como objetivos trabajar para alcanzar en 2030 la reducción del 100% de las emisiones, liderar este trabajo desde el sector de la salud y generar innovación, actividad y empleo vinculado a la lucha contra el cambio climático.

Durante el encuentro, se recordó el impacto que tiene el cambio climático en la salud humana, ya que, en sus diferentes vertientes puede provocar asma, enfermedades cardiovasculares, muertes, problemas de salud mental, desnutrición, alergias e insuficiencia cardíaca, entre otras enfermedades.

Medidas concretas

Para llevar a cabo estos objetivos se establece una amplia batería de medidas estratégicas a corto, medio y largo plazo con vocación de permanencia entre las que se encuentran la priorización de la salud ambiental.

Así, el plan promueve la reducción de la huella de carbono en los transportes minimizando los desplazamientos, mejorando la accesibilidad a los servicios sanitarios con la potenciación de la Atención Primaria y los proyectos de telemedicina y salas virtuales del SCS. El plan incluye el fomento del transporte público y comunitario y la mejora de la eficiencia energética de la flota de vehículos y transición hacia el eléctrico a la vez que la priorización de proveedores que generen baja huella de carbono en el transporte mediante la contratación pública.

Además, el SCS trabaja en la reducción de emisiones indirectas con la proyección de que la energía adquirida sea 100% renovable en 2030. También se trabaja en la reducción de emisiones indirectas provenientes de la producción y transporte de bienes y servicios adquiridos, incluyendo la cadena de suministro.

Con respecto a los inmuebles y proveedores, se promoverán los edificios verdes con poco impacto en su construcción en la huella de carbono, integrados con el medio, evitando el uso de materiales nocivos o contaminantes” y también “la compra pública medioambientalmente sostenible exigiéndoles, entre otros aspectos, cláusulas de sostenibilidad.

Entre las medidas se incluirá la reducción de la huella de carbono de las medicinas con mayores emisiones. Por ello, el SCS va a instar a la recomendación de los inhaladores de dosis medida con baja huella de carbono y al uso de técnicas alternativas a gases anestésicos cuando sea posible además del fomento del reciclado de envases en colaboración del sistema SIGRE.

Para ejecutar el desarrollo de este Plan, se ha creado un grupo de trabajo interdisciplinar con el apoyo de la dirección del SCS para promover la investigación en este ámbito e involucrar a profesionales y a la comunidad.

El consejero de Sanidad explicó que las intervenciones sociosanitarias que pueden prevenir los efectos del cambio climático irán en consonancia con el Plan de Salud de Canarias. “Este plan incluye un objetivo de reducción de emisiones netas recomendando el uso de tecnología y el establecimiento de indicadores para reducción de recursos hídricos, residuos y plásticos de un solo uso”, anunció.

Por su parte, José Antonio Valbuena considera que este proyecto “puede ser la punta de lanza en materia de autosuficiencia del Gobierno de Canarias, sobre todo en un departamento tan amplio como el SCS, desde el punto de vista de infraestructuras como de recursos humanos”. También se mostró dispuesto a colaborar estrechamente con el SCS para desarrollar este proyecto y para adaptarlo a la normativa autonómica en materia de acción climática y transición energética.