El Gobierno de Canarias ha decidido hoy pasar a la Isla de Tenerife a Nivel 2 de Alerta tras reconocer la mejora de indicadores epidemiológicos en los últimos días. Asmismo, informa de que permanecerá en este nivel hasta el próximo 11 de mayo día en el que se volverán a revisar las condiciones del avance de la pandemia.

El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Blas Trujillo, fue el encargado de señalar que, tras el análisis del informe epidemiológico realizado a primera hora de este martes, 4 de mayo, Tenerife “baja a Nivel de Alerta 2”.

El cambio de nivel entra en vigor este mismo martes con la publicación del ‘Semáforo’ que marca los niveles e indicadores epidemiológicos de cada isla.

sobre ese informe epidemiológico, elaborado por la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud (SCS), cabe destacar que el promedio de casos diagnosticados en la isla pasó de los 97 en el periodo comprendido entre el 14 y el 27 de abril, a los 75 de media registrados en los últimos seis días.

Otro de los datos analizados se refiere a que, desde el 25 de abril, la Incidencia Acumulada (IA) se encuentra en riesgo medio y con una evolución descendente, después de que la IA a 7 días en la isla se encontraba en riesgo alto desde el día 10 de marzo en el que permaneció hasta el día 24 de abril.

Sin embargo, con un promedio para este periodo de 78,5 casos por cada 100.000 habitantes, el día 26 de abril comenzó a descender hasta el entorno de los 72 casos por 100.000 habitantes, indicando un riesgo medio de transmisión del virus, tendencia que se sigue manteniendo.

También se valoró el comportamiento de esta tasa en personas de más de 65 años ha ido en paralelo, después de situarse alguna jornada en riesgo alto, si bien descendió pasando del promedio de 46,7 casos por 100.000 habitantes las dos semanas anteriores a los 28 casos por 100.000 habitantes en los cinco últimos días.

De todos modos, matiza que si bien la IA a 7 días en Tenerife está en riesgo medio, es la más alta de todas las islas y, por tanto, se encuentra por encima del promedio de la Comunidad Autónoma.

Asimismo indican que la trazabilidad de los casos “es buena”, ya que el porcentaje de pruebas de infección positivas “disminuye ligeramente”. Así, el promedio de pacientes ingresados por COVID-19 en la isla entre el 14 de abril y el 2 de mayo es de 113, algo inferior a las últimas jornadas, lo que implica un riesgo bajo.

En cuanto a la presión hospitalaria se centra sobre todo en las unidades de críticos, respecto al que apuntan que, aunque su porcentaje de ocupación está disminuyendo y se encuentra en riesgo medio, en los últimos dos días los números absolutos “parece que vuelven a ascender“.