El Gobierno de Canarias ya ha comunicado al Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) el acuerdo del Consejo de Gobierno del pasado jueves en el que solicitaba que en las islas con nivel de alerta 3 ó 4 se pudiera limitar la movilidad entre las 00.30 y las 06.00 horas, lo que supone de facto un toque de queda, «para evitar aglomeraciones en ese horario».

Ángel Víctor Torres, señaló hoy a los medios informativos que el documento presentado ante el TSJC cuenta con argumentaciones científicas y jurídicas, además de los datos de los municipios con mayor afección de contagios. Todo hace pensar que el documento presentado ante el tribunal coincide con el publicado hoy en el Boletín Oficial de Canarias donde se señalan las nuevas medidas que entran en vigor en Las Islas y que se recogen en un total de 21 folios explicativos del motivo de la adopción de dichas medidas y de la situación epidemiológica.

El procedimiento a partir de este punto es rápido y contempla el traslado de la solicitud del Ejecutivo al fiscal y la adopción de una respuesta por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJC en tres días naturales.

En el caso de que el órgano jurisdiccional rechace aprobar las medidas solicitadas, el Gobierno de Canarias podrá acudir al Tribunal Supremo, que tiene cinco días para resolver.

Ángel Víctor Torres espera que la decisión del TSJC sea favorable porque el ‘toque de queda’ es «un instrumento que indudablemente ayuda para frenar los contagios y porque, al producirse durante la noche, no hay una afección en lo económico».

El presidente insistió en que la limitación de la movilidad en horario nocturno evita aglomeraciones y concentraciones de jóvenes, sobre todo en un momento en el que la mayor parte de los contagios se está produciendo en la población de menos de 30 años, que no está vacunada.

En este sentido, dijo que se están empezando a dar casos en UCI relevantes de personas jóvenes, recordó, que además pueden contagiar a las que ya están vacunadas, pues la contagiosidad es «altísima» en la población de esas edades.