La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación interpuesto por el Gobierno de Canarias contra el auto del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) que ya rechazó que se pudiera imponer el ‘toque de queda’ entre las 00.30 y las 06.0 horas en las islas con niveles de alerta sanitaria 3 o 4, en ese momento la isla de Tenerife. Asimismo, el Ejecutivo planteaba que, en cualquier caso, se aplicara en los municipios con una tasa superior de incidencia COVID a 100 casos por 100.000 habitantes.

El Supremo indica en su resolución que el TSJC adoptó su decisión «de forma razonada», y coincide en que «carece de justificación la limitación de la libertad de circulación» propuesta por el Ejecutivo «a la vista de las circunstancias concurrentes en Tenerife». Por ello, concluye que el toque de queda no es proporcional por el número de casos registrados en esta isla.

El Supremo recuerda otra sentencia de este mismo tribunal en la que sí se avaló un cierre perimetral en el municipio de Pea de Becerro, en  Jaén, pero recalca que en ese caso, el Gobierno Andaluz defendió la medida con una tasa de incidencia que era más de diez veces superior a la planteada ahora, y además hacía referencia a la alta presencia de asintomáticos y el porcentaje de vacunación, entre otras razones que hacían ineficaces otras medidas diferentes a la  adoptada.

El alto tribunal coincide también con el TSJC en la ‘poca claridad’ en el planteamiento de la pretensión del Gobierno canario «cuando la petición principal era la autorización del ‘toque de queda’ en toda la isla de Tenerife pese a que las cifras aportadas respecto a los distintos municipios identificados no son homogéneas».

En su sentencia, el Supremo rechaza además que exista contradicción entre el pronunciamiento del Tribunal canario y el realizado por los tribunales superiores de Valencia, Cataluña y Cantabria, ya que el Gobierno canario no ha acreditado que las circunstancias de Tenerife sean coincidentes con las examinadas por esos otros tribunales.

A este respecto, el Supremo afirma en el auto que ha dado a conocer este martes que esas otras administraciones autonómicas «fundamentaron su pretensión de ratificación de las medidas con apoyo en los datos de la alta incidencia del número de contagiados y de su presión en el sistema sanitario, lo que la Sala de Canarias echa de menos en este caso».