La plataforma ‘El pueblo tiene hambre’ ha presentado este martes dos escritos ante la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias y la Diputación del Común en los que denuncian las malas condiciones del campamento de migrantes de Las Raíces y exigen su cierre.

Miembros de la plataforma, que han visitado los aledaños y han recibido la quejas de unos 70 magrebíes que acampan en el exterior –se adjuntan en las denuncias–, insisten en que la lluvia, el frío y humedad son “considerables” y en un terreno “embarrado” que no reúne unas condiciones mínimas y tiendas de campaña “que se inundan cada dos por tres”.

Además, relatan que la alimentación es “escasa”, no hay agua caliente y se mantienen “largas colas y aglomeraciones constantes” que no cumplen con las recomendaciones para hacer frente a la pandemia de coronavirus, unido a una “escasísima” dotación sanitaria.

Por ello, han constatado una “desesperación y ansiedad” creciente en los internos, con cada vez más personas enfermas, con dolencias y enfermedades que no están siendo tratadas.

La plataforma acusa a las administraciones públicas de “no querer ver lo que está pasando en ese campo de reclusión infame” y no descarta acudir ante la ONU y la justicia ordinaria.

La Asamblea de Apoyo a Migrantes en Tenerife también ha criticado este martes la atención sanitaria que presta Accem, la ONG que se encarga de la gestión del centro, pues no hay servicio nocturno cuando, según sus cálculos, ya hay unos 1.500 migrantes en las instalaciones.

Además, han dicho que desde el 27 de febrero un centenar de migrantes se encuentra en huelga de hambre.