El Servicio de Inspección Pesquera de la Dirección General de Pesca del Gobierno de Canarias se incautó durante la Semana Santa de más de 480 kilos de marisco y pescado ilegal, entre mejillones, lapas, pulpo, erizos y viejas, en los controles realizados durante los días festivos en Gran Canaria, Fuerteventura y El Hierro.

En el marco de las operaciones realizadas en el mar, en la costa y en establecimientos dedicados a la comercialización de productos de la pesca, se localizaron numerosos ejemplares de estas especies, capturados de forma irregular, fruto de actividades furtivas de pesca y marisqueo. En consecuencia, este servicio dependiente de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias, levantó las correspondientes actas de denuncia por las infracciones cometidas y se incautaron el total de los productos objeto de infracción.

Se recuerda que, en el ejercicio de las diferentes modalidades de pesca recreativa y marisqueo, deben respetarse los preceptos legales en cuanto a tallas mínimas reglamentarias, especies prohibidas, cantidades máximas permitidas, zonas habilitadas y periodos de veda.

Asimismo, durante la comercialización de pescado y marisco, todos los lotes de productos de la pesca y la acuicultura deberán ser trazables en cada una de las fases de las cadenas de producción, transformación y distribución, desde la captura o la cosecha hasta la venta al consumidor final, prohibiéndose de forma expresa la comercialización de cualquier tipo de producto procedente de la pesca furtiva.