El presidente del Parlamento de Canarias, Gustavo Matos, junto a los miembros de la Mesa y Junta de Portavoces, han visitado este lunes las obras de ampliación de la sede legislativa, que se están llevando a cabo con el objetivo de que estén concluidas en julio de 2022.

Gustavo Matos ha afirmado que se trata de “un proyecto bien dimensionado que dará a la Cámara el oxígeno que necesita para poder continuar desarrollando sus funciones” y añadió que el propósito es que la apertura del edificio se realice coincidiendo con la conmemoración de los cuarenta años de parlamentarismo en Canarias, que se cumplen en diciembre del próximo año.

El antiguo edificio de Telefónica, adquirido por el Parlamento en 2004, permitirá ampliar unas dependencias que ya en ese entonces se habían quedado pequeñas para la actividad y servicios administrativos y que ahora, con las restricciones derivadas de la COVID-19 y diez diputados más, resultan del todo insuficientes.

“Hasta ahora, por distintas circunstancias, había sido imposible iniciar los trabajos para darle uso y ponerlo a disposición de la ciudadanía y de quienes desarrollan su labor en el Parlamento”, dijo Gustavo Matos.

El presidente subrayó que con esta ampliación se contribuye “a seguir profundizando en la modernización del Parlamento y a la puesta a disposición de un edificio emblemático en el centro de Santa Cruz”.

Explicó que se trata de un proyecto que surge después de que el inicial se hubiese replanteado en varias ocasiones y que con su finalización en 2022 “se alcanzaría el objetivo de la Mesa y grupos parlamentarios de que ésta sea la legislatura de la modernización, apertura y cercanía del Parlamento de Canarias”.

Gustavo Matos destacó que será un edificio polivalente cuyo uso podrá decidirse en cada momento debido a la flexibilidad con que se plantean los espacios.

DETALLES DEL PROYECTO.
El proyecto de ampliación de la sede del Parlamento de Canarias fue actualizado en 2010 con su corrección sobre el proyecto inicial tras la adquisición del inmueble en 2004. Hasta 2018, cuando se encargó un nuevo proyecto ceñido a la rehabilitación del edificio, no se produjo ningún avance.

El proyecto en ejecución tiene un presupuesto de adjudicación de 2,95 millones de euros y plazo de finalización en julio de 2022. Se ha priorizado conseguir la máxima luminosidad natural, de tal forma que el patio interior es la referencia para el desarrollo del proyecto y se contempla una fuerte apuesta por la jardinería horizontal y vertical.

Del edificio se salva la estructura que, en general, se encuentra en buen estado, y se mantendrá la entrada actual como acceso principal. La parcela cuenta con 560 metros cuadrados y la superficie útil del total de las cuatro plantas es de unos 2.000 metros cuadrados.

El patio quedará cubierto por una claraboya. En la planta baja se contemplan tres salas polivalentes de unos 65 metros cuadrados cada una y acceso a dos ascensores que comunican las cuatro plantas. La primera planta tiene capacidad para una quincena de despachos y un área abierta en torno al patio, con estructuras panelables con el propósito de ajustar el espacio a las necesidades de cada legislatura.

La segunda planta presenta, como singularidad, una terraza en la parte trasera en cuya estructura se buscará la coherencia de materiales con el resto del edificio. En la azotea se ganará una tercera planta combinada con terraza, todo desde el deseo de lograr el máximo de luz posible.