17.8 C
Santa Cruz de Tenerife
sábado, noviembre 27, 2021
Inicio Economía La industria canaria sufre más que la española el impacto de la...

La industria canaria sufre más que la española el impacto de la pandemia

La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife recuerda la importancia de que todas las empresas industriales puedan acceder a ayudas por su carácter “estratégico” y “tractor”.

Ante esta realidad, que señala claramente el impacto de la pandemia en este sector, la Cámara de Comercio propone a las empresas industriales, independientemente de su tamaño, su participación en las líneas de apoyo empresarial para afrontar la crisis.

El presidente de la entidad, Santiago Sesé, advierte que se trata “no solo de evitar las cuantiosas pérdidas o los cierres que se puedan producir, sino también de que este sector estratégico y tractor de otras muchas actividades económicas salga reforzado de esta situación y pueda contribuir en mayor medida a la diversificación económica de las Islas y a la generación de empleo cualificado y estable”.

La caída de la actividad se refleja también en el número de empresas del sector. La cifra de firmas industriales con algún trabajador inscritas en la Seguridad Social retrocede por sexto trimestre consecutivo. Al igual que el resto de los indicadores, los datos anuales muestran una estabilidad en el volumen de empresas respecto al cierre de marzo de 2020 con tan solo un leve retroceso del 0,1% que supone 4 empresas menos que hace un año. Sin embargo, esta comparativa, oculta la realidad de destrucción de empresas que ha supuesto la pandemia. Así, si comparamos los datos de cierre del primer trimestre de 2021 con el volumen de empresas industriales que existían en diciembre del año 2019, un trimestre antes de que se declarase la pandemia, se aprecia una caída de 144 negocios, que no se han podido recuperar en el último año, situando la cifra total de empresas industriales con algún trabajador a su cargo en las 2.836 al finalizar el primer trimestre del año.

La Cámara aconseja también que, dentro de los Proyectos de reestructuración a desarrollar en el marco de los fondos de la Next Generation, se incluyan propuestas que favorezcan el incremento del sector en el PIB canario, consiguiendo con ello mayor diversificación de nuestra economía; el consumo de los productos de Kilómetro Cero, contribuyendo con ello a la sostenibilidad de las islas; además de promover otros que favorezcan la digitalización del sector y con ello el desarrollo de la industria 4.0 que nos haga ser más competitivos.

Los principales responsables del retroceso anual del índice de producción industrial en el primer trimestre fueron la producción de bienes de consumo no duradero (-12%), seguido de la energía (-11,4%), los bienes intermedios (-4,1%) y los bienes de equipo (-1,7%). Por el contrario, los bienes de consumo duradero registraron un incremento del 127,7%.

En cuanto al mercado de trabajo, se produce una disminución del 2% en el promedio trimestral de afiliados a la Seguridad Social respecto al mismo período del pasado año, registrando un total de 37.550 trabajadores a finales de marzo, 41 más que al cierre del primer trimestre de 2020. Un saldo positivo que no refleja el impacto real del COVID en el sector pues fue justo en marzo de 2020 cuando se produjo el desplome de la actividad, al igual que sucediera en el resto de los sectores, y que apenas ha tenido capacidad de recuperación en el último año. Así, si comparamos los datos de afiliaciones a la seguridad social en la industria al finalizar el mes de febrero de 2020, quince días antes de declararse el primer estado de alarma, con los datos de las afiliaciones existentes a finales de marzo de 2021 el saldo resultante muestra un retroceso de 1.450 trabajadores en trece meses.

El paro registrado se incrementó un 18,9% en el promedio del trimestre en relación con el mismo periodo de 2020. En tasas interanuales, en todos los meses se produjeron ascensos: un 20,2% en enero, un 22,7% en febrero y un 13,5% en marzo, por compararse con marzo de 2020 en el que ya se notó de forma considerable el impacto de la pandemia en la cifra de parados del sector. El trimestre finaliza con 10.053 desempleados, 1.192 más que hace un año y 1.771 por encima de los existentes al cierre del mes de febrero de 2020.

Recuperación lenta de la confianza empresarial.

El sector industrial es, tras el sector de la construcción, el que menos pesimista se muestra si tenemos en cuenta el porcentaje de respuestas desfavorables sobre el comportamiento de su actividad tanto atendiendo a los resultados alcanzados durante el primer trimestre del año, como a las expectativas para el segundo. El 48% de los industriales cerró el primer trimestre con resultados negativos, un 44% pudo mantener su actividad en los mismos niveles que a finales de 2020 y tan solo un 8 % logró mejorarla. Las expectativas son algo menos negativas, con una reducción de las respuestas desfavorables hasta abarcar el 42% de los empresarios y una bajada en las respuestas que prevén estabilidad y las favorables, que representan el 46% y el 12% del total, respectivamente. Debido a esta evolución el Indicador de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA) del sector industrial crece un leve 0,3% en el segundo trimestre del año

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.    Más información
Privacidad