Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha avalado la adjudicación en 2018 del contrato de redacción del proyecto y ejecución de la ampliación y reforma del Palacio Municipal de Deportes de Santa Cruz. “Se trata de una excelente noticia para la ciudad”, ha celebrado el alcalde, José Manuel Bermúdez, que “recupera un proyecto para dar un salto de calidad en un entorno vinculado al deporte de Santa Cruz desde hace décadas”. Dicho expediente, que cuenta con un presupuesto de unos 16 millones de euros, incluía además la explotación, conservación y mantenimiento de la futura instalación.

“Esta decisión judicial, que avala la primera que tomó el Ayuntamiento en 2018, nos va a permitir impulsar una iniciativa que permitirá a Santa Cruz disponer un gran espacio deportivo, con una zona para el comercio vinculado al mundo del deporte, con nuevas oportunidades de empleo y negocio para la ciudad”, ha añadido.

El expediente administrativo que concluyó con la adjudicación en 2018 a la empresa Go Fit Andalucía fue recurrido por la segunda empresa aspirante, Centro Deportivo Puerto Palma, que denunció el expediente ante el Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de la Comunidad Autónoma de Canarias. Dicho órgano dictó en 2019 una resolución por la que daba la razón a la empresa denunciante, lo que obligó al Ayuntamiento a retrotraer las actuaciones al momento de la adjudicación.

La empresa que había resultado adjudicataria por el Ayuntamiento, Go Fit Andalucía, recurrió entonces el auto del Tribunal de Contratos Públicos ante la Justicia para reclamar sus derechos que, dos años después, le han sido reconocidos, avalando la primera decisión tomada por el Ayuntamiento, en septiembre de 2018, y ratificando pues la adjudicación inicial a esta última empresa.

El concejal de Obras e Infraestructuras, Dámaso Arteaga, ha coincidido en señalar que es una “gran noticia” y ha anunciado que desde la próxima semana “nos ponemos a trabajar junto a los técnicos municipales para estudiar las futuras soluciones para este futuro espacio deportivo”. Esta decisión judicial permitirá por tanto al Ayuntamiento retomar dicho proyecto, con el estudio y revisión de la situación de necesidades y urbanística en el entorno en el que se ejecutará.

El proyecto incluye la remodelación y ampliación en casi el doble de su superficie del pabellón municipal Paco Álvarez, con la suma de canchas homologadas de baloncesto, voleibol y fútbol sala. En sus más de 2.600 metros cuadrados habrá un graderío, nuevos vestuarios y una zona comercial vinculada a la práctica deportiva.

Además, prevé una sala polivalente de fitness y musculación, dos pistas de tenis, al tiempo que se mantienen las cuatro pistas de squash en el entorno de la piscina cubierta David González Rodríguez.