El coordinador del Instituto Vulcanológico de Canarias, Nemesio Pérez, señaló esta mañana que la erupción volcánica de La Palma podría prolongarse «varias semanas, incluso unos pocos meses«.

En una entrevista concedida a la Cadena Ser agregó que la cantidad de magma que se acumula en el ‘reservorio’ del volcán es lo que definirá la duración de este proceso volcánico.

«La bolsa, que puede estar a tres o cinco kilómetros de profundidad, está conectada con otra bolsa a 20 o 30 kilómetros, por lo que la retroalimentación de la que está a más profundidad sobre la más superficial podría hacer que la erupción se alargue«, señaló.

En este sentido agregó que para predecir el final de este episodio es importante estudiar las emisiones de dióxido de azufre que se vayan registrando.

«El primer día hemos calculado entre 6.000 y 9.000 toneladas, una cantidad razonable, las hemos visto mayores, y una tendencia descendente va a ser indicativo de que la erupción va menguando. Cuando pasen 48 horas sin ninguna emisión de dióxido de azufre, podemos darla por finalizada», dijo Nemesio Pérez.

El técnico agregó que se pueden prever el recorrido del río de lava «por ello, no deberían generar pérdida de vidas humanas«, aunque reconoció que la lava arrasara «todo lo que no se mueva«.

El coordinador de Involcán indicó que esta situación provoca «un sentimiento agridulce, porque se trata de un espectáculo de la naturaleza sin parangón, pero muy triste porque las personas que han trabajado toda su vida van a ver como la colada les va a arrasar todo», señaló.

Por último, aseguró que es difícil que la erupción pueda cambiar la orografía de La Palma. «La isla se ha hecho de miles de erupciones volcánicas, aquí lo que se va a añadir es un poquito de capa más, lo único es que si las coladas llegan al mar, la isla se podría extender unos cuantos metros cuadrados más«, concluyó.