La maniobra de un piloto de Ryanair evita un choque con un avión de Easyjet


Hace unos días un piloto de Ryanair ha tenido que realizar este domingo una inesperada maniobra para evitar chocar con otro avión de Easyjet. El control de tráfico aéreo de Canarias avisó a Ryanair que detuviera su descenso puesto que había otro avión de Easyjet cerca. La brusca maniobra hizo que el avión se tambaleara de forma repentina, provocando que los tripulantes de cabina cayeran al suelo y que un pasajero se rompiera un tobillo (Brexit: Easyjet ya está lista para volar bajo licencia austríaca).

Mientras la aeronave empezaba su descenso, el control aéreo le advirtió que se detuviera hasta los 36.000 pies para evitar chocar con otro avión, que se encontraba a 35.000 pies. Según datos del radar, cuando la aeronave descendía de FL370, que tenía orden de llegar hasta los 13.000 pies, el servicio de control le ordenó detener el descenso en FL360 debido a un conflicto con otra aeronave.

Segundos después, el piloto seleccionó el modo “Alt Hold” para mantener el avión a una altitud segura cuando la aeronave aún viajaba a una alta velocidad de descenso. En este momento, el avión se tambaleó repentinamente, lo que causó que cuatro tripulantes de cabina cayeran al suelo y que un pasajero que salía del baño con un niño de cinco años en brazos se rompiera el tobillo.

Acorde a la investigación que se ha llevado a cabo, se ha determinado que el incidente probablemente ocurrió porque la tripulación realizó una maniobra manual repentina para mantener el nivel de vuelo especificado ante el riesgo de impactar contra otro avión (Ryanair pagará 100 millones a O’Leary si dobla el valor de la compañía en 5 años).

También te puede gustar...