La Policía Nacional detuvo a un hombre de 36 años, con antecedentes policiales, como presunto autor de cuatro delitos de robo con violencia o intimidación cometidos a lo largo de la primera quincena del mes de mayo en el barrio de El Sobradillo, en Santa Cruz de Tenerife.

La investigación se inició al conocerse que  en una misma semana dos repartidores de pizza habían sido víctimas de sendos robos violentos llevados a cabo en diferentes calles de este barrio de la capital.

El autor actuó de manera similar en ambos casos, pedía una pizza y esperaba al repartidor en la vía pública, le intimidaba con un cuchillo y se apoderaba del dinero que el trabajador llevaba en metálico. En total, el perjuicio económico causado ascendía a 130 euros.

Conforme avanzaban las diligencias, los investigadores de la Policía Nacional, que ya habían identificado al presunto autor de los robos a los repartidores, relacionaron a éste con otros dos robos violentos cometidos en dos establecimientos del barrio: una ferretería y un bar.

En ambos casos, supuestamente, esta persona empleó la violencia física e intimidó con un arma blanca a los empleados de esos establecimientos. De esta manera se apoderó de 50 euros en la ferretería, sin llegar a consumar su delito en el segundo negocio debido a la proximidad de posibles testigos.

El pasado 18 de mayo, los policías nacionales, tras establecer un dispositivo para arrestar a este hombre, procedieron a su detención en una de las calles del barrio donde se habían producido los robos.

El detenido, junto al atestado realizado al efecto, fue puesto a disposición de la autoridad judicial competente, que determinó su ingreso en prisión. Las actuaciones fueron realizadas por policías nacionales del Grupo de Investigación de la Comisaría de Policía Nacional de Distrito Norte de Santa Cruz de Tenerife.