El consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena, visitó en la mañana de hoy las instalaciones del Instituto Universitario de Sanidad Animal y Seguridad Alimentaria (IUSA) y del Laboratorio de Toxicología del Departamento de Ciencias Clínicas de la ULPGC en Gran Canaria, desde donde colaboran con la Red Canaria de Vigilancia Sanitaria de Fauna Silvestre (Red Vigía Canarias).

En menos de dos años se han producido en el IUSA un total de 767 entradas de 85 especies diferentes vinculadas a la Red Vigía Canarias, en las que no se incluyen los casos vinculados a la Red de Varamientos de Cetáceos en Canarias. De estas, 708 se corresponden con aves, 20 son reptiles, 36 mamíferos, 2 peces y una especie de crustáceo.

Hasta la fecha se habrían realizado un total de 496 necropsias que han permitido avanzar en la determinación de las causas de muerte de distintas especies y la evaluación de la incidencia de distintos factores de riesgo, especialmente en especies amenazadas

Además, en el Laboratorio de Toxicología del Departamento de Ciencias Clínicas de la ULPGC, entre enero de 2014 (año de aprobación de la Estrategia para la erradicación del uso ilegal de veneno en el medio no urbano de Canarias) y junio de 2021 se analizaron muestras de sangre e hígado de 961 animales para el diagnóstico de 104 posibles intoxicaciones. Durante ese período también se recibieron 84 cebos.

Cabe destacar que 424 animales pertenecían a especies o subespecies endémicas de Canarias, como 307 aves rapaces y 74 reptiles. Los animales investigados pertenecían a 63 especies diferentes, incluyendo perros y gatos.

La metodología empleada, que permite la búsqueda de entre 351 y 360 compuestos altamente tóxicos para los animales, y los análisis realizados, han permitido identificar el veneno como la causa de la muerte en 251 animales y su presencia en 61 cebos. El carbofurano destaca como el principal veneno utilizado en Canarias y también se ha podido detectar una tendencia creciente a utilizar mezclas de varios pesticidas en la preparación de cebos envenenados.

“Estudiar y conocer las causas de mortalidad de la fauna silvestre nos permitirá mejorar la preservación de nuestra biodiversidad y determinar, por ejemplo, la incidencia de la mortalidad no natural vinculada a actividades humanas, como el uso de veneno, la caza furtiva, la electrocución en tendidos eléctricos o las colisiones y la presencia e incidencia de enfermedades infecciosas significativas para las poblaciones humanas y animales asociadas al cambio climático”, indicó el consejero, que señaló que así se puede actuar sobre las posibles causas.

La Red Vigía Canarias supone la creación de una red de vigilancia, detección y transporte eficaz de cadáveres y restos de animales de fauna silvestre a los centros de referencia para su estudio; la realización de los análisis de patología forense, epidemiológicos y de enfermedades infecciosas de los animales recogidos; la realización de los análisis toxicológicos en el marco de la Estrategia para la erradicación del uso ilegal del veneno en el medio no urbano de Canarias y la determinación de los agentes químicos presentes en las cadenas tróficas y establecimiento de una plataforma digital para la gestión de incidentes, el tratamiento de datos y la elaboración de informes que faciliten la adopción de medidas sanitarias preventivas y la lucha contra actividades delictivas.

Este proyecto, cuya puesta en marcha ha supuesto una inversión de 734.015,46€ entre los ejercicios de 2020 y 2021, implica al Servicio de Biodiversidad de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente, que coordina y supervisa las actuaciones; a la empresa pública Gestión y Planeamiento Territorial y Medioambiental, S.A. (Gesplan), que le presta apoyo en estas funciones; y a la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), que realiza los análisis forenses, patológicos y toxicológicos necesarios para determinar la causa de mortalidad de los ejemplares de fauna silvestre que les son derivados.

El consejero del Área, José Antonio Valbuena, que estuvo acompañado por el director del Instituto Universitario de Sanidad Animal y Seguridad Alimentaria (IUSA) y catedrático de la ULPGC, Antonio Fernández Rodríguez; el responsable del Servicio de Toxicología Clínica y Analítica de la ULPGC, el también catedrático Octavio Pérez Luzardo y el gerente de la ULPGC, Roberto Moreno, destacó que “la implicación de organismos e instituciones de todas las islas está siendo fundamental para el éxito en la detección, recogida de restos y muestras y el traslado al IUSA para su estudio”.