Esta noche ha trascendido la buena noticia de que los restos de sangre encontrados en el barco del padre de las niñas desaparecidas, no corresponde a ninguna de las pequeñas. Como se recordará, en el transcurso del registro realizado por la Guardia Civil en esta embarcación se encontraron restos de sangre que fueron enviados a Madrid para su análisis y su resultado, que se esperaba hoy, fue desvelado esta noche por Televisión Canaria.

Otra de las informaciones que ha trascendido este lunes es que el padre de las niñas desaparecidas, Tomás Gimeno, pudo haber desactivado el GPS de su embarcación con el objetivo de no dejar pistas sobre el itinerario que realizó desde que salió por última vez del puerto deportivo en la medianoche del martes al miércoles, según apuntan fuentes cercanas al caso.

Tras realizar hoy un nuevo registro a la vivienda del padre de Anna y Olivia, en Igueste de Candelaria, en el que intervinieron las unidades de élite de la Guardia Civil, se mantienen abiertas todas las hipótesis, incluida la que hace referencia a que una o varias personas ayudaran al padre a desarrollar un plan de huida fuera de Las Islas.