A raíz de la nueva epidemia originada en Wuhan (China), la palabra coronavirus está en boca de todos. «Surgió en un mercado de animales salvajes» o «provoca vómitos negros» son solo algunas de los bulos sobre este nuevo brote que se están expandiendo tan rápido como el ya denominado COVID-19.

Las mascotas no se libran de estos rumores y cada vez son más los dueños que se acercan a sus veterinarios de confianza a plantear todo tipo de dudas relacionadas con la infección que copa todos los informativos: ¿Puede infectarse mi perro? ¿Mi gato podría pasar la enfermedad a una persona? ¿Qué hago si mi hurón da positivo?

Ante las diferentes informaciones falsas que están corriendo por internet y las redes sociales, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha querido lanzar un anuncio oficial en su web para informar de la situación actual al conjunto de la ciudadanía. «Por el momento, no hay evidencia de que los animales de compañía/mascotas, como perros o gatos, puedan infectarse con el nuevo coronavirus».

Las palabras de la OMS han sido ratificadas por expertos de la talla de Antonio Rodríguez González, gerente del Hospital Veterinario el Bosque (Madrid). «Todavía no hay estudios al respecto. Es un virus “nuevo” y no sabemos cómo se comportará».

Precaución, clave para la prevención
Según Rodríguez, que no haya casos reportados no implica que no haya que tomar ciertas precauciones ante el COVID-19 y sus posibles efectos en las mascotas. Asegura que la persona que padece el nuevo coronavirus no debe acercarse a otras personas pero tampoco debe acercarse a otros animales tras conocer su «estado».

«Siempre que hay maneras de poder evitar posibles contagios. Optar por espacios muy abiertos y evitar aglomeraciones, tanto humanas como animales, es esencial hasta que llegue un estudio que demuestren la capacidad de salto interespecie que tiene el virus», señala. Control, cuidado y atención ante las dudas.

La Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA) también ha analizado la cuestión a fondo y su postura gira en torno a la misma idea que da el experto, la de la precaución. « Hasta que no sepamos más, evite el contacto y use una mascarilla para limitar las posibilidades de contagio».

La OMS, por su parte, aconseja a los dueños de mascotas, infectados o no, que se laven las manos tras acariciar a los animales de compañía para protegerse de las bacterias que pueden transmitir a los seres humanos, como la E. coli y la salmonela.

Ante los primeros síntomas, acudir al veterinario
«Si su mascota u otro animal se enferma, llame a su veterinario para informarle que está trayendo una mascota enferma que estuvo expuesta a una persona con el nuevo coronavirus», apuntan desde AVEPA. «Cuéntales todo sobre cualquier contacto que el animal haya tenido con alguien con la infección de COVID-19».

Ante la falta de ensayos y estudios acerca del tema, Rodríguez apoya estas palabras y anima a acudir a un profesional ante los síntomas de cualquier enfermedad.

«Siempre, ante cualquier sospecha, hay que acudir al especialista para hacer un examen completo», indica el experto, que explica a ABC que cada mamífero tiene su propio coronavirus, muy distintos de la cepa que surgió hace meses en Wuhan. «Hay un coronavirus de perros que afecta a nivel digestivo, uno de gatos que afecta a nivel respiratorio, ¡y los hurones también tienen su propio coronavirus!».

Sin embargo, en China hay gente que parece no haber atendido a las indicaciones dadas por los expertos y ha empezado a colocar mascarillas sobre los hocicos de sus mascotas. Las redes sociales se han llenado de perros y gatos con máscaras a causa del alarmismo que están ocasionado las falsas informaciones y el alarmismo.