Los sindicatos UGT y Comisiones Obreras solicitaron este año la vuelta a la agenda social tras la hecatombe que ha supuesto para los trabajadores, principalmente en Canarias, la pandemia de la Covid-19. CCOO y UGT pudieron celebrar esta mañana en la calle el 1º de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores.

El lema elegido para este año es ‘Ahora sí toca cumplir. Los sindicatos convocantes creen que España está «en deuda» con su clase trabajadora’,y solicitan la derogación de la reforma laboral, la del sistema de pensiones de 2013, así como la revalorización del salario mínimo y la recuperación de los servicios públicos.

En Canarias, la manifestación del Primero de Mayo se desarrolló con normalidad en Santa Cruz de Tenerife y en Las Palmas de Gran Canaria. A modo de concentración también se celebró la fecha en Santa Cruz de La Palma y Arrecife, en Lanzarote.

El secretario general de UGT en Canarias, Manuel Navarro, opina que este año el Primero de Mayo es un «día de inflexión» en la historia de las reivindicaciones sindicales en las islas y ha celebrado poder «recuperar» la calle tras un año de pandemia que obligó a suspender los actos de esta celebración el año pasado.

por su parte, el líder de CCOO, Inocencio González, cree que tras el reconocimiento a los trabajadores que han sido esenciales en esta pandemia,»hay que regresar con hechos, a la subida de los salarios, a la estabilidad del empleo y al reforzamiento de los servicios públicos, de ahí la importancia de recuperar la presencia y la movilización en la calle», dijo.