El presidente del Parlamento de Canarias y de la Conferencia de Asambleas Legislativas Regionales de la UE (CALRE), Gustavo Matos, introdujo, en la reunión del Comité Permanente de la Conferencia de Presidencias de Parlamentos y Asambleas de España (Coprepa), la necesidad de abordar no solo la despoblación que se produce en la llamada ‘España vaciada’, sino también la preocupante realidad que representa la superpoblación que se da en determinadas zonas de territorios como Canarias.

Matos defendió ante este órgano la enmienda que, en ese sentido, presenta la Cámara canaria a la declaración institucional que se prevé aprobar este viernes en la reunión plenaria de la Coprepa, que tendrá lugar en Mérida. 

En su intervención, el presidente de CALRE señaló que el exceso de población en grandes ciudades, algunas islas y zonas concretas de algunas regiones, unido a un crecimiento poblacional imparable, está teniendo como consecuencia un impacto negativo en la sostenibilidad y equilibrio entre población y territorio.

En la enmienda que defenderá Matos -y que ha recibido aportaciones desde Aragón ante el fenómeno exactamente contrario que se da en esa Comunidad- se apunta a que las cifras tan dispares de densidad de población entre regiones y territorios dentro de un mismo Estado y las distintas regiones de ese mismo Estado “deben ser corregidas para conseguir que el crecimiento natural de la población pueda desplegarse de forma más razonable”. Subraya que despoblación y superpoblación son “dos caras de un reto demográfico que exigen igualdad en prestación de servicios en toda la UE”.

La reunión del plenario de Coprepa comenzará a primera hora de la mañana del viernes en la sede de la Asamblea de Extremadura con la intervención de su presidenta y, a continuación, intervendrá Gustavo Matos como presidente de CALRE. Entre los asuntos previstos en el orden del día, destaca la propuesta de constitución de un foro de trabajo en materia de igualdad, intercambio de experiencias sobre la adaptación de los reglamentos a la 
situación pandémica, calendario de trabajo y la previsible aprobación de la declaración institucional