Esta mañana, un desprendimiento en la zona de La Vetita, en Santiago del Teide, afectó al operario de una grúa que trabajaba en la carretera que conecta el núcleo de Tamaimo con la vecina población de Chío, la circulación estuvo cortada a la espera de subsanar los problemas con la maquinaria.

Los operarios del Cabildo se trasladaron a la zona para asegurar una piedra de grandes dimensiones que fue la que se desplazó por la ladera.

“Justamente esa roca, cuando empezaron a trabajar en ella, fue la que se vino abajo y golpeó a la grúa”.

Por la tarde, el alcalde de Santiago del Teide recordó que la actuación para dar seguridad a esta vía por riesgo de desprendimiento es una “reivindicación histórica”.