El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha aprobado esta semana las primeras acciones previstas por el Consistorio que optarán a obtener financiación europea a través de los fondos Next Generation. Concretamente, se trata de las iniciativas denominadas Plan de Implantación de Zonas de Bajas Emisiones y Transformación de la Movilidad, que están presupuestadas en más de 15 millones de euros, de los que se espera que 9.4 millones puedan ser cubiertos con dichos fondos europeos.

El alcalde, José Manuel Bermúdez, ha agradecido el esfuerzo de los trabajadores municipales para llegar en plazo a esta primera convocatoria que “espero nos permita ir generando los cimientos para la transformación del modelo de ciudad, por uno más accesible y sostenible, tal y como anunciamos el pasado mes de diciembre”.

Las propuestas aprobadas son fruto del trabajo transversal de diferentes áreas municipales, coordinadas bajo un equipo técnico creado a tal fin antes del verano. Dichas propuestas, a las que se irán sumando otras en función de las diferentes convocatorias que se publiquen, forman parte del catálogo de proyectos que el Ayuntamiento anunció en diciembre de 2020 y “que nos permite afrontar las diferentes convocatorias con una idea clara de hacia dónde queremos que vaya la Santa Cruz del futuro, sobre todo, una ciudad más sostenible y de oportunidades, preparada para afrontar con garantías la recuperación tras la pandemia”, ha indicado José Manuel Bermúdez.

Estos primeros proyectos responden a la convocatoria de los ministerios de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) y de Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITRED), encargados de gestionar una parte de dichos fondos europeos, y que pretenden promover la movilidad sostenible, menos contaminante, y la mejora por tanto del entorno urbano en el país.

Los proyectos presentados son fruto del trabajo de áreas municipales como la de Medio Ambiente o Movilidad, que dirige Evelyn Alonso; o la de Servicios Públicos, que dirige Guillermo Díaz Guerra. También participan las áreas de Obras, Presidencia y Planificación o Vivienda y Hacienda, entre otras.

Evelyn Alonso ha manifestado que “desde el primer momento hemos estado trabajando para ir transformando Santa Cruz en una ciudad más sostenible, compartiendo los objetivos de la Agenda 2030 y comprometiéndonos con todos los proyectos que nos acerquen a ese modelo de ciudad, los fondos europeos son una gran oportunidad para alcanzar dichos objetivos y estamos preparándonos para optimizar los fondos que puedan llegar en este sentido”.

Las propuestas presentadas tienen que ver con continuar con la ampliación de la flota municipal de vehículos eléctricos, así como la implantación de la infraestructura para su recarga, con un presupuesto de 6,2 millones de euros, de los que se espera la Unión Europea aporte 2,9 millones, aproximadamente.

Otra de las líneas es la de la adaptación de los espacios urbanos públicos a vehículos de movilidad personal y su convivencia, allá donde proceda, con los medios de transporte más convencionales, para lo que se espera invertir 1,7 millones de euros, de los que 1,5 se solicitan a Europa.

La propuesta de Santa Cruz también incluye la reurbanización de dos arterias importantes del centro de la ciudad, como son las calles Imeldo Serís (ya iniciada) y La Rosa, que suman un presupuesto de casi 5,7 millones de euros, y para las que se espera lograr una financiación europea de cerca de dos millones de euros.

Por último, las apuestas de Santa Cruz en esta primera convocatoria se cierran con el proyecto para implantar una Zona de Bajas Emisiones, que coincide con una de las prioridades de dicha convocatoria, y que comprende todas aquellas actuaciones necesarias para que este espacio pueda ponerse en marcha en la ciudad en los próximos años.