Román Rodríguez, vicepresidente y consejero de Hacienda del Gobierno autonómico, aseguró hoy en el pleno del Parlamento que Canarias recibirá 2.000 millones de euros de fondos adicionales, que se suman a los 9.500 millones del Presupuesto de la Comunidad Autónoma para 2021.

El representante del Ejecutivo desveló esta cifra en su comparecencia sobre el decreto de planificación, gestión y control de los fondos procedentes del Instrumento Europeo de Recuperación Next Generation EU, y, aunque no aportó detalles sobre estos fondos europeos, porque, según dijo, “habrá que esperar a que alrededor del verano sean aprobados de forma definitiva por el Consejo Europeo”, señaló que el plan de ayudas estatales para las empresas recogen para Canarias 1.144 millones de euros, “cuatro veces por encima de los que nos corresponden por población”.

Asimismo, aseguró que habrá una discriminación positiva en el reparto de fondos europeos React EU (de los que 630 millones corresponden a Canarias).

Tras explicar los intensos trámites previstos, señaló que “desde que Europa aprobó sus fondos de recuperación, en verano de 2020, por 390.000 millones de euros, hasta que se aprueben, pasará un año, mientras los Estados Unidos han aprobado ya su plan de 3,9 billones de dólares”,

Para poder gestionar esos recursos se ha aprobado el decreto de organización de la administración autonómica, que permitirá agilizar los trámites y los proyectos que presenten administraciones e iniciativa privada sin menoscabo del control y de los derechos, de manera que se aprovechen al máximo los fondos, explicó el vicepresidente.

José Miguel Barragán, portavoz del grupo Nacionalista, denunció que el Gobierno de Canarias no ha incluido en su decreto de reorganización administrativa el plan Reactiva, acordado entre las fuerzas políticas y agentes sociales “precisamente para alinear las inversiones con los fondos europeos”.

Carlos Esther, del PP, acusó al Gobierno de Canarias de “vender esperanza” sobre unos fondos europeos que no llegan y mientras tanto las empresas cierran y el 35% de los canarios no puede trabajar, con un ejecutivo que no ejecuta ni sus competencias ni sus remanentes para paliar la situación.

En su turno de intervención, el representante del PP reclamó la creación de un organismo independiente con expertos y representantes de las fuerzas políticas para hacer un estudio de los proyectos y del reparto de los fondos europeos.

Vidina Espino, de Ciudadanos se quejó porque la comisión creada para la gobernanza y planificación de los fondos europeos “está formada por el propio Gobierno de Canarias, así que no van a rendir cuentas porque no quieren testigos”.

Espino pidió “rigor, transparencia y participación” para garantizar que los fondos europeos sirvan para transformar la economía y no sean “un reparto entre amiguetes para abonar favores”.

Mauricio Aurelio Roque, del PSOE, recordó que, a su juicio, el control y la intervención de los fondos “está garantizada, como la de todos los fondos comunitarios” e insistió en que “no hay que confundir simplificación administrativa con falta de control”.

En representación del Grupo de Nueva Canarias intervino la diputada Esther González quien, en apoyo al vicepresidente, señaló que las medidas aprobadas por el Gobierno de Canarias “garantizan la planificación y el control riguroso pero flexible de los fondos europeos, que contribuirán a los cambios económicos y sociales en clave de sostenibilidad y digitalización”.

El nombre de Sí Podemos Canarias, Manuel Marrero, indicó que la respuesta europea ante esta crisis ha sido “la correcta” y confió en que los fondos permitan “la reconversión y diversificación de la economía en Canarias para superar la crisis social que deja la pandemia”.

Por último, Melodie Mendoza, de ASG, aseguró que “la carga de trabajo para la Administración se va a multiplicar para poder gestionar en plazos muy cortos los proyectos que se financien con los fondos europeos, lo que requiere de agilización de los contratos y más recursos humanos para la Comunidad Autónoma”.