La Comisión de Salud Pública, en la que participan representantes de las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, ha decidido posponer la decisión de la administración de la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca contra la COVID-19 en menores de 60 años a la espera de conocer los resultados del estudio del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) sobre la seguridad y eficacia de poner en su lugar una dosis de Pfizer.

Asimismo, esta comisión han decidido ampliar de 12 a 16 semanas el intervalo entre la primera y la segunda dosis de AstraZeneca para menores de 60 años que ya han recibido la primera, de acuerdo con lo decidido en otros países como Irlanda.

La intención es ampliar el intervalo para disponer de más información que permita tomar una decisión que garantice la seguridad de la vacunación teniendo en cuenta el mejor conocimiento disponible”, señaló el Ministerio de Sanidad en un comunicado.

El Gobierno de España señala que “se podrán revisar los datos de farmacovigilancia que se vayan publicando sobre el uso de la segunda dosis de AstraZeneca en este grupo de edad y la nueva evidencia sobre el uso de una vacuna diferente a quienes hayan recibido la primera dosis de AstraZeneca”. “Además, se contará con los resultados del estudio de intercambiabilidad de dosis de la Universidad de Oxford y de otros ensayos clínicos como el que se ha iniciado en España por parte del ISCIII”.

La Federación de las Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME), que agrupa a 46 sociedades científico-médicas “ha apoyado esta decisión“, según el Ministerio.

CAROLINA DARIAS PROPUSO ESPERAR

La ministra de Sanidad, Carolina Darias ya expresó el pasado miércoles, tras el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), que “podría merecer la pena esperar” al ensayo clínico para tomar una decisión sobre qué hacer con este colectivo.

Países como Francia o Alemania están inoculando ya una segunda dosis de vacunas ARNm, mientras Irlanda ha ampliado el intervalo a 16 semanas para la mejorar una toma de decisiones. La EMA ha permitido que sea cada país quien tome esta decisión. Es una decisión compleja, la posición de los países indica que hay un debate abierto en Europa. La EMA dice que no hay evidencia científica y “eso es justo lo que estamos intentando hacer nosotros. Tener más información para tomar la mejor decisión desde la máxima seguridad. Es una decisión difícil y compleja, incluso las personas expertas tienen sus pareceres. Creo que hay que esperar”, argumentó Darias.

En cualquier caso, la ministra mandó un “mensaje de tranquilidad” a este grupo que está esperando la segunda dosis: “La primera dosis tiene una eficacia de un 76 por ciento frente al virus. Es posible esperar un tiempo como han hecho otros países como Irlanda. Tenemos que garantizar que la decisión que tomemos sea la correcta”.

Sanidad argumenta a favor de esta decisión, que “las personas menores de 60 años tienen un menor riesgo de enfermedad grave y la prioridad en este momento es vacunar a los mayores de 60 años lo antes posible para evitar hospitalizaciones y fallecimientos en una situación epidemiológica de incidencias acumuladas en ascenso”.

Asimismo, el Ministerio recuerda que, tal y como recoge la Actualización 6 de la Estrategia de Vacunas, las personas que han recibido una primera dosis de vacuna de AstraZeneca y han pasado la COVID-19 no deben recibir una segunda dosis. “Su pauta se considera ya completa”.