Un nuevo centro eruptivo de lava ha comenzado a emitir ceniza y piroclastos al sureste del cono principal, según acaba de informar el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan).

Asimismo, en las últimas horas se conocía que el volcán de La Palma volvía a cambiar de fase y pasaba de una más explosiva a otra más efusiva en la que en vez de piroclastos y ceniza expulsa más lava.

El avance de la lava, las dos coladas que amenazaban La Laguna “viran” y se alejan en dirección al mar. Una de ellas se encuentra a un kilómetro de la costa y todo apunta que ambas se unan y confluyan juntas hacia el Atlántico.

Desde hace más de tres semanas, el volcán de La Palma está expulsando lava y los expertos desconocen cuando finalizará la erupción. Hasta el momento, casi 7.000 personas han sido desalojadas de sus casas y más de 1.500 edificaciones han quedado destruidas por el avance de la lava.