El dispositivo de búsqueda de Tomás Gimeno y sus dos hijas, de uno y seis años, se ha ampliado al sureste de Tenerife, y a las islas de La Palma, La Gomera y El Hierro después de que hasta el día de ayer se centrara en la zona que abarca desde Anaga hasta el Puertito de Güímar, según informaron fuentes de la Guardia Civil.

El dispositivo, coordinado por la Guardia Civil, volvió en la mañana de este viernes a salir por tierra, mar y aire. Efectivos aéreos y marítimos, junto a agentes del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil y de la Policía Local de Güímar, iniciaron la búsqueda desde primera hora.

Ayer jueves, dicho dispositivo encontraba una silla infantil flotando en el mar que, según ha confirmado la Guardia Civil, pertenece a la familia desaparecida. Asimismo, sobre el padre de las menores el Juzgado de primera instancia e instrucción número 3 de Güímar ha incoado diligencias previas por la presunta comisión de un delito de secuestro, declarando además la investigación secreta.

Toda vez que durante el jueves se conoció que las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del Puerto Deportivo Marina Tenerife revelaron que Tomás Gimeno, desaparecido desde el pasado martes junto a sus dos hijas, zarpó pasada la medianoche a bordo de su barco, que apareció el miércoles vacío y a la deriva frente al Puertito de Güímar.

En relación con ello, el capitán del Puerto Deportivo, Enrique Alonso, ha confirmado que el padre de las niñas, de 37 años, salió hasta en tres ocasiones del muelle, para finalmente salir con su barco sobre las 00.30 horas.

Según pudieron captar las cámaras, Tomás Gimeno llegó con su coche a las 21.30 horas, lo aparcó frente a su pantalán y en él descargó una serie de bolsos; sin embargo, el guardián que hacía el turno de noche, que lo vio de frente, en ningún momento localiza a las niñas, ni las cámaras revelan si estaban con él.

Tal y como relata Enrique Alonso, el padre de las pequeñas dio tres viajes de bolsos, maletas y ropa hacia su barco y sobre las 21.50 horas vuelve a salir del Puerto Deportivo, regresando sobre las 23.30 horas. Al parecer, necesitó comprar un cargador de móvil y salió a una gasolinera cercana, volviendo a entrar al muelle.

De este modo, a las 00.30 horas Tomás Gimeno sale finalmente con su barco, de unos seis metros de eslora, el cual sólo cuenta con un pequeño camarote. Efectivos de la Policía Judicial de la Guardia Civil inspeccionaron durante el jueves el barco en busca de cualquier pista.

Este viernes, la investigación en tierra se ha centrado en el domicilio de Tomás Gimeno, en el municipio de Candelaria, donde algunos vecinos vieron a las niñas con su padre en la tarde del pasado martes, día de la desaparición.

Fuentes cercanas a la investigación han confirmado que Tomás Gimeno envió varios mensajes de Whatsapp a su padre y amigos para despedirse, además de realizar una llamada a su expareja para decirle que nunca más volvería a ver a las niñas, ni tampoco a él.

“NUNCA” ENTREGÓ A LAS NIÑAS A SU MADRE.

Tomás Gimeno debía haber entregado a sus hijas a la madre, de la que está separado, el pasado martes, lo que nunca hizo. En el historial del hombre se recoge que ya el pasado mes de diciembre la exmujer acudió a un puesto de la Guardia Civil para decir que su pareja le había amenazado verbalmente, si bien decidió no interponer ninguna denuncia.

Pese a ello, las autoridades decidieron actuar de oficio, siguiendo el protocolo de VioGén, y recientemente se habrían puesto en contacto con ella para comprobar si en los últimos meses había recibido más amenazas o sufrido algún capítulo de maltrato, algo que sigue negando.

Según la descripción aportada por la asociación ‘SOS desaparecidos’, el padre de las niñas tiene 37 años, mide 1,85 metros de estatura, es de complexión normal, tiene el pelo castaño y los ojos marrones.

En cuanto a las menores, Anna, una bebé de un año, es rubia de ojos azules con el pelo ondulado, mide unos 70 centímetros; mientras que Olivia, de seis años, tiene el pelo castaño, largo y los ojos marrones. Mide 1,10 metros y llevaba puesto un pantalón de chándal gris, suéter azul y tenis negros.

Desde la asociación piden a todas aquellas personas que puedan aportar cualquier información se dirijan al teléfono 116000 de la Fundación de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR), así como a los teléfonos 642 650 775 y 649 952 957 y al e-mail sosdesaparecidos@sosdesaparecidos.es. También se puede llamar al 062, 091 o 112.