El sindicato ANPE Canarias denunció la suspensión de la vacunación del personal docente en las islas y ha criticado que las autoridades hayan decidido no terminar de inmunizar al profesorado, a pesar de que hasta hace unos días estaba dentro de los colectivos prioritarios en la estrategia de vacunación.

La central sindical señaló que después de Semana Santa, según los últimos datos oficiales, se había vacunado a algo más de diez mil docentes en Canarias. “No disponemos de una cifra exacta a día de hoy de cuántos profesionales han recibido al menos una dosis, pero si tenemos en cuenta estos números, cerca de la mitad del profesorado en Canarias puede estar a la espera aún”, denunció Pedro Crespo, presidente de ANPE Canarias.

Reconocen que puede haber retraso en la vacunación “como consecuencia de las dificultades motivadas por el ajuste por franjas de edad de cada tipo de vacuna”, pero no comprende por qué se ha optado por no continuar con el colectivo docente y critica la “falta de comunicación y transparencia por parte de las autoridades sanitarias y educativas” hacia el profesorado.

“Los docentes fueron considerados un colectivo esencial en todo momento. En la actualidad, los equipos directivos y el resto de las plantillas están haciendo un trabajo encomiable para evitar que se produzcan contagios en los centros en la medida de lo posible. Pero debemos recordar que los docentes están cada día en contacto con un elevado número de personas, entre alumnos y resto de compañeros. En Infantil y Primaria, además, sin mascarilla porque se ha optado por los grupos burbuja. Hemos respetado en todo momento los criterios sanitarios porque nosotros no somos expertos en la materia, pero echamos en falta un poco de empatía y comunicación”, lamentó Crespo.