El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha aclarado que a pesar del fin del estado de alarma todas las medidas que son competencia regional siguen vigentes, en particular, la limitación del número de personas, que, incidió, es la prioritaria para Salud Pública: “Aunque no haya toque de queda, no se pueden producir aglomeraciones”.

Así lo ha manifestado en respuesta a sendas preguntas de los portavoces de los grupos parlamentarios de Agrupación Socialista Gomera (ASG), Casimiro Curbelo, y de Sí Podemos Canarias, Manuel Marrero, sobre las medidas para luchar contra la covid-19 y respecto al afianzamiento de la cogobernanza y descentralización del Estado después de la finalización del estado de alarma.

En su intervención, el presidente afirmó que todas las medidas que ha tomado el Gobierno de Canarias, y que son competencia de la Comunidad Autónoma, siguen vigentes, como los controles en puertos y aeropuertos, el uso obligatorio de la mascarilla, la limitación de horarios en el sector comercial y de la restauración, las restricciones en espacios diversos, entre otras.

Ángel Víctor Torres señaló que, si bien el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) no ha ratificado ni el toque de queda ni los cierres perimetrales en las islas, sí ha autorizado la medida que considera “más importante”, como es el número de personas que se pueden reunir, y reiteró que el hecho de que no haya toque de queda no significa que pueda haber aglomeraciones.

Torres hizo hincapié en que la recuperación socioeconómica depende de cómo evolucione la pandemia, mucho más en Canarias, y también consideró prioritario mantener una cogobernanza, así como que se reactiven las conferencias de presidentes y las conferencias sectoriales. “No podemos ir cada uno por su lado. Tenemos que compartir criterios con otras comunidades autónomas”, afirmó el presidente canario.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha valorado el último informe del Diputado del Común correspondiente al año 2020, que fue presentado la semana pasada en sede parlamentaria, y ha admitido que no está de acuerdo “con todo lo que dice”.

Así lo ha manifestado en respuesta a una pregunta de la portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Australia Navarro, acerca del informe del Diputado del Común, en el que, entre otras cosas, concluye que Canarias necesita multiplicar por cinco el número de trabajadores del servicio de Dependencia, lo que supondría pasar de los 64 valoradores actuales a un mínimo de 320.

Australia Navarro afirmó que el Diputado del Común denuncia en su informe que la gente “se ha visto olvidada durante la pandemia”, lo que significa que “han estado abandonados por el Gobierno de Canarias y por el Gobierno de Pedro Sánchez que tanto aplaude”.

En su intervención, Ángel Víctor Torres destacó que en el informe se dice que en el año 2020 ha habido un aumento en la respuesta para la Dependencia de un 6,7% respecto a 2019, lo que significa una subida de 1.680 personas, al pasar de 25.070 en 2019 a 23.390 en 2020.

Aclaró, además, que cuando el Diputado del Común habla del ingreso mínimo vital y de los mecanismos de cohesión social, dice que el problema que tienen las administraciones públicas es la ausencia de personal, consecuencia de un decreto aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy.

En cuanto a la política de vivienda, el presidente canario incidió en que ahora existe un plan de vivienda con el que se quiere dar respuesta a ese derecho constitucional, y respecto a la Dependencia, quiso dejar claro que el Gobierno canario ha contratado a más de cien personas para reforzar este servicio.

Y en relación a la inmigración, la Diputación del Común habla de “improvisación” pero añade que es consecuencia de que no hay instalaciones suficientes, tras ser desmanteladas por el Gobierno del PP. “Por tanto, no estoy de acuerdo con todo lo que dice el Diputado del Común, pero mucho menos con lo que dice el PP”, concluyó Torres.