El Gobierno de Canarias ha anunciado su intención de impulsar el Observatorio del Comercio de Las Islas, un organismo que se creó en 2008 para ejercer funciones de órgano consultivo del Gobierno sobre el desarrollo del tejido comercial de las Islas y que raramente se ha reunido o ejercido su función a lo largo de los últimos trece años.

Este impulso al Observatorio del Comercio de Canarias, fundamental en los momentos de crisis actual, se produce tras la reunión del director general de Comercio, David Mille, con el presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), Eugenio Sánchez, y el secretario de la Comisión del Comercio de la Confederación de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE), Abba Moujir, a quiénes anunció la necesidad de que designen a sus representantes en este órgano “con el objetivo de que pueda iniciar su funcionamiento el próximo mes de mayo”, destacó Mille.

En este sentido, explicó que se crearán mesas de trabajo sobre los temas que afectan al sector como el marco regulatorio; la logística; el comercio electrónico; las grandes superficies; “o cualquier otro tema de interés sobre los que poder informar al Gobierno, establecer recomendaciones, y determinar el correcto desarrollo de políticas que afecten al comercio”, señaló el director general.

El Observatorio del Comercio es el órgano colegiado, de carácter consultivo y asesor en materia de comercio de la Consejería de Turismo, Industria y Comercio, que ejercerá sus funciones con autonomía e independencia. Entre ellas, destacan emitir un informe anual sobre la evolución del sector comercial en Canarias; formular recomendaciones sobre las políticas y medidas que se consideren adecuadas en materia de comercio interior; informar los proyectos de normas en materia de comercio interior que le sean sometidos a su consideración; elaborar informes que le sean recabados en materia de comercio interior y cualquier otra, de consulta o asesoramiento, que le encomiende la consejera de Turismo, Industria y Comercio.

Con su puesta en marcha, se persigue crear “un auténtico foro en el que todos los agentes económicos y sociales tengan la oportunidad de expresar opiniones, aportar propuestas e iniciativas que permitan mejorar la situación del comercio en el Archipiélago, y planificar actuaciones bajo la premisa de que exista la mejor oferta comercial, adaptada a las circunstancias y características de cada territorio insular, para beneficio de consumidores, empresarios, trabajadores y, en general, de la sociedad canaria”, manifestó David Mille.