Un centenar de viviendas han sido ya devastadas por los muros de más de seis metros de lava que discurren implacables hacia la costa del municipio de Los Llanos de Aridane. En medio de un espectáculo dantesco, durante la noche desaparecieron bajo el magma más de ochenta casas que se suman a las veinte que fueron arrasadas en la tarde del domingo y se espera que el número aumente a lo largo de este día.

El volcán ya ha vertido más de 20 millones de metros cúbicos de lava por la ocho bocas que sueltan materiales incandescentes en estos momentos. La previsión es que no haya otros puntos de erupción, aunque sí «algunas otras fisuras», por las que discurrirá el magma. Sin embargo, las autoridades indican que está «garantizada la seguridad» de todos los ciudadanos y turistas de la isla de La Palma.

De hecho, la rápida actuación y la posibilidad de organizar el dispositivo desde hace una semana, ha permitido que no se hayan producido, hasta el momento, daños personales.

En estos momentos lo que más preocupa es el avance de las coladas de lava hacia el litoral por las viviendas a las que podría afectar, aunque ya hay un compromiso del Gobierno de España y de Canarias en el sentido de que se repondrán todos los efectos materiales que destroce el volcán.

La evacuación afecta a más de 5.000 personas de diferentes barrios de los municipios de El Paso, Tazacorte y Los Llanos de Aridane. Tras el desplazamiento de las personas con problemas de movilidad ayer por la mañana siguió con 300 personas de la zona de Alcalá y El Paraíso, los barrios más cercanos a la zona de erupción.

Desde media tarde se procedió a la evacuación de los vecinos de  Tacande, Todoque, La Bombilla, La Laguna, El Remo y Puerto Naos.

Asimismo, el Cabildo de La Palma ha cortado al tráfico cinco carreteras. Procedió al cierre de la carretera LP-212, atravesada por la lava en el barrio de Alcalá, en El Paso, a la que se han sumado las LP-214, LP-105 y LP- 301.

El 112 de Emergencias Canarias recomienda a la población mantener la calma, cerrar puertas y ventanas de las casas, así como los suministros de agua, luz y gas. En el caso de plantearse una evacuación proponen llevar encima la documentación, teléfono móvil y radio a pilas y seguir las directrices del plan de evacuación que se vienen anunciando desde hace algunos días.