A última hora de la tarde de este sábado se produjo una nueva rotura del flanco norte del volcán de La Palma, provocando un derrumbe y, la activación de salida de flujos de lava muy fluida que, en pocos minutos, alcanzaba de nuevo la zona industrial de Los Llanos de Aridane y se dirige hacia el barrio de La Laguna, uno de los más populosos del municipio palmero, según informó en sus redes sociales el Instituto Volcanólogo de Canarias (Involcan).

Por otra parte, el director del Pevolca señaló que los servicios técnicos están haciendo un seguimiento muy pormenorizado de esta colada por si fuera necesario evacuar nuevos barrios de Los Llanos de Aridane.

Tal y como informó esta mañana EsTenerife, durante la pasada noche, la cara norte del cono registró un derrumbe parcial, que supuso la emisión de coladas en varias direcciones, afectando por primera vez algunas construcciones de esta misma zona.

A lo largo del día de hoy, la colada que está situada más al noroeste y que se dirige hacia la Calle Paraíso de El Paso perdió fuerza durante la mañana, por lo que no preocupa especialmente, aunque se sigue monitorizando en todo momento.

Asimismo, una segunda colada situada al sur de ésta también  perdió intensidad y la tercera que se acerca a la colada principal es la que más preocupa porque hay una hondonada y la lava tardará en rellenarla entre 24 y 36 horas, pero se desconoce hacia donde se dirigirá a continuación.

Por otra parte está la bifurcación de la colada sur, que destruyó muchas fincas en la zona de El Charcón. No ha llegado al mar está parada pero creciendo en espesor. En este caso se estima que está cargando masa y en cualquier momento cogerá la inercia necesaria para avanzar hacia el océano.